El Rif desata una crisis diplomática entre Marruecos y Holanda.


Por EFE.


Rabat, 28 sep.- (El Confidencial Saharaui). 


Resultado de imagen de protestas en rif
Manifestantes ondean una bandera Amazigh durante una protesta contra el gobierno en al-Hoceima, el 29 de mayo de 2017.FADEL SENNA AFP

El Gobierno de Marruecos expresó hoy su "rechazo tajante ante las palabras, acciones e interferencias de Holanda" sobre la situación en la inestable región de Rif, durante los trabajos de la Asamblea General de la ONU.

Según explicaron hoy a la prensa fuentes del Ministerio de Exteriores en Rabat, la protesta se produjo tras una "reunión tempestuosa" entre los ministros de Exteriores de Marruecos, Naser Burita, y Holanda, Steve Blok.

Burita entregó además a Blok una carta de protesta por el reciente informe de este último al Parlamento de su país, "que Marruecos no puede aceptar", que "constituye una toma de postura negativa flagrante para con el país" y "no guarda las reglas de respeto mutuo entre Rstados soberanos".

Según Burita, ese informe de Blok "comprende falsedades claras, términos inadaptados, apreciaciones erradas de los hechos y reflexiones inapropiadas".

Marruecos -remachó su ministro- "no tiene lecciones que recibir de nadie".

No es este el primer rifirrafe en que se ven envueltos los dos ministros por culpa del Rif: en la anterior visita de Blok a Rabat en abril, Burita afeó en público sus palabras en medio de una declaración de prensa y le repitió que su país no admitiría lecciones de Holanda.

La situación de tensión e inestabilidad en la región norteña del Rif ha suscitado honda preocupación en Holanda, donde está establecida desde hace décadas una numerosa comunidad rifeña muy politizada.

Ese mismo mes de abril, dos políticas holandesas de izquierda -una eurodiputada y una exministra- trataron de viajar a Alhucemas para una "misión de investigación" con las familias de los detenidos por las protestas rifeñas, pero las autoridades se lo impidieron.