El feminismo desde el punto de vista saharaui.


Madrid, 03/09/2018. - (El Confidencial Saharaui).


Opinión de Nayat Ahmed.


Resultado de imagen de wife sahrawi
Una mujer grita a través de un megáfono en una protesta por la independencia del Sáhara Occidental en España (AFP / Javier Soriano)



Soy mujer saharaui, española, musulmana, racializada, y sobre todo feminista decolonial. Mi lucha no es solamente como mujer saharaui, sino también como feminista islámica. 


En el Sahara Occidental todavía tenemos mucho miedo al feminismo como casi en todas partes del mundo, porque vivimos en un mundo machista y patriarcal. Pero como mujer Saharaui y musulmana conocedora de mi religión no entiendo el porqué tanto miedo al feminismo y a la emancipación de la mujer.

Porque gracias al Islam la mujer ha podido decidir por si misma, es un derecho que Alah le concedió y no el hombre. La mujer Saharaui durante 4 décadas a demostrado al mundo que es un ejemplo a seguir, yo la defino como mujer todoterreno. 

Cualquier mujer Saharaui conocedora de su cultura y religión entiende perfectamente la diferencia entre ambas, cualquier mujer musulmana que haya profundizado en los estudios coránicos entiende que sus derechos no son respetados por motivos culturales y no religiosos. Cuando hablo del Islam me refiero a las traducciones correctas, no las misoginias ni las que van con objetivos más allá. 

El Corán tiene muchas interpretaciones y no es casualidad que todos sus traductores e intérpretes sean de género masculino, muestra de interés del patriarcado presente en todas las culturas. 

A veces se nos olvida que el Islam es paz, respeto y tolerancia, así que cuando no estamos de acuerdo con la ideología feminista en la que muchas mujeres nos basamos debemos aplicar la base de nuestra religión. 


El ¨Feminismo¨ es una palabra no bien acogida en el mundo Árabe e Islámico.


(Licenciada, Feminista y activista saharaui)





Dentro del feminismo saharaui hay varias corrientes, las conservadoras y las laicas, estas dos corrientes deben unificar y globalizar sus objetivos. Porque solo de la unión se hace la fuerza. Debemos de respetarnos tanto las unas a las otras, como también debemos entender que la mujer saharaui ya no es solamente la que nació en el Sahara. 





En estas 4 décadas hemos visto mucha influencia multicultural, por lo tanto deberíamos considerar esto como aspecto positivo y no negativo. 

Somos mujeres saharauis con el mismo objetivo, la emancipación y la lucha por los derechos de la mujer, que no dejan de ser otros que los de cualquier persona independientemente de su cultura,religión o nacionalidad. Pero hay algo que no debemos olvidar y tener presente: somos mujeres saharauis y es importante apostar por un feminismo decolonial.

Nuestra lucha es independiente y solo es nuestra, no podemos regirnos por el feminismo blanco occidental colonial, puesto que, si bien esta claro que compartimos muchos objetivos comunes en materia de derechos de la mujer, nuestra lucha debe de tener una identidad. Y esa identidad es la saharaui.