EE.UU "ejerce presión" sobre Marruecos y trata de influir en el conflicto saharaui.










Madrid, 11/09/2018. -( El Confidencial Saharaui).


"Los americanos han estado dirigiendo gran parte de la discusión del Consejo sobre el tema."


Un hélicoptero de Naciones Unidas aterrizadoen una una localidad liberada del Sáhara, Bir-Lahlou (Sahara occidental). © Farouk Batiche / AFP


El embajador permanente de los Estados Unidos ante la ONU, Rodney Hunter afirmó este lunes , en una sesión del Consejo de Segurida, que su país no está de acuerdo con la situación actual de la misión de paz en el Sáhara Occidental. El Ejecutivo de Trump está tratando de distintas maneras influir en el enviado personal del Secretario General de las Naciones Unidas para el Sáhara para que la Minurso ejerza su misión por la que ha sido creada.

En la resolución 2414, del pasado abril, el Consejo renovó el mandato de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) y optó por una renovación de seis meses en lugar de la extensión regular de un año.

"Estados Unidos hizo hincapié en que las operaciones de mantenimiento de la paz, especialmente las de larga data, deberían estar contribuyendo a dar un resultado político", afirmó el representante de Estados Unidos, Rodney Hunter.

Cabe recordar que Estados Unidos presionó por la renovación más breve para presionar a Marruecos y al Frente Polisario a reanudar las negociaciones para una solución política a la cuestión del Sáhara Occidental.

La última ronda de negociaciones formales tuvo lugar hace diez años. Durante su explicación de voto en la adopción de la resolución, Estados Unidos advirtió que la nueva extensión de la operación de mantenimiento de la paz en octubre, dependería del progreso en el proceso político, indicando que esperaba ver la reanudación de "conversaciones reales y sustantivas". "Si eso falla, entonces tendremos que analizar detenidamente nuestro trabajo y nuestras responsabilidades cuando la Misión vuelva a renovarse en otros seis meses", declaró la coordinadora política de los EE. UU., Amy Tachco.

"Los americanos han estado dirigiendo gran parte de la discusión del Consejo sobre el tema."

La MINURSO está desplegada en el Sáhara Occidental desde hace más de 27 años, establecida en 1991 con el mandato de organizar un referéndum sobre la autodeterminación del pueblo saharaui, algo que nunca se ha celebrado. El proceso político ha aparecido congelado en la última década.





La renovación del mandato del pasado mes de abril coincidió con el nombramiento de John Bolton como Asesor de Seguridad Nacional de los EE. UU., Añadiendo lo que parecía ser una capa adicional de escrutinio estadounidense al papel de la MINURSO. Bolton fue asistente del ex Enviado de las Naciones Unidas para el Sáhara Occidental, James Baker y, como se citó durante la explicación de voto de los Estados Unidos, escribió en sus memorias que cuando ejerció como embajador de los EE. UU. Ante la ONU a mediados de la década de 2000, estaba preocupado que la misión estaba asumiendo una "existencia casi permanente, algo que rechaza rotundamente el nuevo Ejecutivo.
EE.UU (miembro del grupo de amigos del Sáhara Occidental) se ha mostrado a favor de avanzar en la solución del conflicto con una resolución que vaya más allá de una simple prórroga técnica de la MINURSO, cuyo mandato expira el próximo 31 de octubre.

Marruecos "ha fracasado" en su intento de impedir que la ONU pueda ejercer su labor en la zona. De momento, el Frente Polisario ha aceptado oficialmente explorar la propuesta de Kőhler sobre reiniciar las negociaciones, mientras que Marruecos sigue rechazándola de forma rotunda, alegando que sin Argelia, no habrá diálogo. 

El embajador marroquí ante la ONU, Omar Hilale, había reiterado el rechazo de Marruecos hacia la operación diseñada por Kőhler y con el visto bueno de todos los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, ya que "tanto el contenido del plan como el procedimiento van en contra de los intereses nacionales de Marruecos".