OPINIÓN | Feministas y Saharauis.



Madrid, 04/08/2018 - (El Confidencial Saharaui). 

Opinión de Salka Hamma Abdalahi. 


Salka Hamma Abdalahi, estudiante de psicología. Miembro de la Liga de Estudiantes y Jóvenes Saharauis.




Desde hace unos años atrás comenzó a levantarse un sentimiento feminista entre las jóvenes saharauis. Empezábamos a unirnos, a reunirnos, indagar y cuestionarnos la sociedad en la que vivimos, enfocándonos así, en la actualidad de la mujer saharaui. Nos sentíamos inmersas en un continuo choque cultural y ciertas dudas existenciales que nos revoloteaban sin poder remediarlo. Pero cuanto más indagábamos sobre este feminismo saharaui, más queríamos hacer llegar nuestro mensaje. Pero no podíamos entender cómo una palabra -feminismo- que nos empoderaba a nosotras, asustaba tanto a tantas personas. No podíamos entender porqué una palabra tan obvia en su significado, la podían enlazar con intenciones que no eran las nuestras. Incluso decían que era un oxímoron.

No podíamos entender cómo se nos ha recalcado insistentemente que el feminismo no tenía cabida en la cultura saharaui o en la religión. Somos jóvenes preparadas en todos los ámbitos. Nos sentimos mujeres empoderadas, Saharauis y feministas. Todo equitativo en su medida. Sintiéndonos feministas no pretendemos buscar una occidentalización de la cultura ni de las costumbres. Pretendemos buscar una emancipación para nosotras, siendo así, capaces para llevar las riendas de nuestra causa y de nuestra vida.


____________________________________

____________________________________________

Empoderarnos. Liberarnos. No tengáis miedo cuando nos escuchéis hablar de feminismo. No queremos cambiar la melfa por un escote. Queremos cambiar las labores del hogar por un trabajo. Queremos cambiar el machismo por nuestra igualdad. Queremos ser reconocidas por nuestros méritos, no por nuestros apellidos. Siendo feministas y saharauis, queremos que se reconozca la diversidad de vuestras mujeres y jóvenes. Queremos que os sentéis a escucharnos. Que conozcáis cómo elogiamos a nuestras mujeres saharauis -no las denigramos como algunos creen-. No somos vuestras enemigas. No somos las occidentales del libertinaje que algunos suponen o etiquetan. No somos las hijas de Nawal al Sadawi como escuché una vez. Somos vuestras jóvenes, más formadas que nunca. Las hijas y nietas de vuestra y nuestra revolución. Y venimos a hablaros de feminismo para cambiar vuestros prejuicios. Propios y ajenos.

Nuestra reivindicación feminista, pasa por tener al hombre saharaui de nuestra parte, que nos reconozca. No queremos establecer un conflicto entre hombre y mujer, sino tendernos la mano, luchar por nuestros derechos de forma conjunta. Ése es el feminismo que nostras reivindicamos, no el del libertinaje.