Microplásticos, esos compañeros cotidianos.


ECOLOGÍA | 25.08.2018  8 imágenes| DW.

Madrid, 25/08/2018. (EL CONFIDENCIAL SAHARAUI)

CIENCIA Y ECOLOGÍA |
Tecnología punta contra la contaminación plástica

A pesar de sus potenciales efectos dañinos para la salud y el medio ambiente, los microplásticos son nuestros compañeros diarios. Acá unos cuantos productos cotidianos que los contienen.




Plástico en tu boca


Si tienen menos de cinco milímetros de diámetro, son microplásticos. Estas diminutas partículas se acumulan en el mar, pueden penetrar en la cadena alimenticia e incluso diseminarse en el aire. Se encuentran en productos de cuidado personal, tales como la pasta de dientes. Es uno de los usos más habituales de los microplásticos en nuestra vida diaria.




Exfoliantes de la piel


Según los expertos, algunos productos cosméticos pueden contener tanto plástico en su formulación como en el propio envase que los contiene. Los exfoliadores de la piel se sirven a menudo de los microplásticos, a los que denominan "micro-perlas". Después de su uso, desparecen raudas por el desagüe. 




¿Delicioso plástico....?


Desde las aguas residuales, los microplásticos llegan a los océanos, donde pueden llegar a penetrar en la cadena alimentaria si el zoopláncton se alimenta de ellos. En 2017, investigadores hallaron que el 25% del pescado de mercados de Indonesia y California contenía plástico y fibras textiles. Todavía no hay estudios sobre si el consumo de microplásticos a través del pescado daña la salud humana.




Condimento plástico



Varios estudios publicados en 2017 demostraron que los microplásticos se hallaban presentes en sal marina de Estados Unidos, Europa y China. No es de extrañar, si tenemos en cuenta que entre el 60 y el 80 por ciento de la basura marina está conformada por desechos plásticos y que hasta 12 millones de toneladas de plásticos acaban cada año en el océano.




Sin escape posible


Además de haber hallado microplásticos en el pescado, los científicos apuntan también hacia otros productos, tales como la miel. En la estrategia sobre plásticos recientemente adoptada por la UE, la miel fue mencionada como uno de los productos que contienen microplásticos.




Vestir con plástico


Además de las "microperlas" de los productos de higiene, los textiles sintéticos liberan una gran cantidad de diminutas fibras plásticas en las aguas residuales. Según estudios, una carga típica de lavado de tejidos acrílicos de 6 kilogramos genera más de 700.000 fibras individuales.




Ruedas sucias


Las ruedas son una importante fuente de microplásticos en el medioambiente. Están fabricadas con polímeros sintéticos y mezcladas con goma que se desgasta con el uso. Este proceso genera microplásticos que se dispersan en el aire o que son arrastrados por la lluvia. Investigadores están de acuerdo en que una alta proporción de partículas encontradas en el mar proceden de las ruedas de los autos.




Abrimos el grifo y.... microplásticos


También se han encontrado microplásticos en el agua del grifo. En un análisis de muestras procedentes de diversos países del mundo, más del 80 por ciento estaban contaminadas con fibras plásticas. Así pues, si están en el agua, es muy probable que también estén en alimentos básicos como el pan.