Marruecos reabre su crisis diplomática con la UE por decisión de Tribunal de justicia.



Alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.


Madrid, 01/08/2018 - ( El Confidencial Saharaui).

Las autoridades de Marruecos tomaron el pasado fin de semana la decisión de trasladar a las autoridades en España una queja formal contra la diplomacia de la UE con el país magrebí, pero apenas dieron información sobre los motivos de este espectacular gesto de protesta, según informa El País.

La iniciativa marroquí causó gran desconcierto en la diplomacia española, cuyos responsables, incluido el presidente del gobierno, conocieron la noticia a través de vías no oficiales. El Gobierno de Pedro Sánchez estaba convencido de que, tras las olas de inmigración y las consultas a lo más alto nivel, estaba consiguiendo normalizar la relación con el vecino del sur.

Los contactos políticos e institucionales entre España y Marruecos se han multiplicado en los últimos días a todos los niveles tras la irrupción de la última crisis migratoria. Y en la mayoría de esas conversaciones las autoridades marroquíes han trasladado a las españolas una queja fundamental para explicar el sentido de este creciente conflicto: "Marruecos no entiende la posición actual de Europa, no paga lo prometido para controlar la inmigración y la acogida de los inmigrantes en Marruecos".

La Unión Europea señala a Marruecos como el principal culpable por la masiva inmigración que está desbordando así los puertos y las estructuras de acogida en España, recayendo así, todo el peso sobre las ONG's. Encontrándose éstas en una situación límite. España se ha convertido en el principal punto de entrada. Una de las razones por las que la Unión Europea apunta hacia Marruecos como responsable, es que se están relajando los controles. Como si Marruecos quisiera su parte de la tarta, esa que ha recibido Turquía por parte de la UE para evitar la entrada de la inmigración a las fronteras europeas.

La diplomacia española tenía la impresión que las últimas visitas a Rabat de los ministros de Exteriores, Josep Borrell, del Interior, Fernando Grande Marlaska, de Agricultura, Luis Planas, y la secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí habían suavizado la tensión. Pero no fue así.

Otro motivo más recientes parece haber colmado la paciencia de Rabat y le ha molestado bastante. Marruecos reprocharía a la UE la decisión histórica de su Tribunal. En tres ocasiones, en menos de un año, el tribunal de justicia de la UE dictó un veredicto afirmando que el Sáhara Occidental no es parte de Marruecos por lo tanto los acuerdos comerciales no son aplicables a este territorio pendiente de descolonización.

En este sentido, cabe recordar que en 2016 Marruecos suspendió oficialmente todo contacto con las instituciones de la Unión Europea tras la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo que anuló el acuerdo agrícola el 10 de diciembre por incluir el Sáhara Occidental.