Marruecos ha fracasado en su intento de impedir que la ONU haga algo en la zona.


Actualización b

Madrid, 22/08/2018. - ( El Confidencial Saharaui).

Por Nasra Mah/Redacción ECS.


Mujeres saharauis durante protestas en Madrid/ Archivo de ECS.


El plan de Köhler recibe un espaldarazo definitivo.


Moscú elogia los esfuerzos que Naciones Unidas está dedicando al conflicto del Sáhara Occidental. Así lo ha dejado constatado la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova. Sus declaraciones en la rueda de prensa fueron las siguientes: "Destacamos con satisfacción que el enviado del secretario general de la ONU, antiguo presidente alemán el señor [Horst] Köhler está activando los esfuerzos para impulsar el proceso de paz mediante el relanzamiento de las negociaciones directas sin condiciones previas entre ambos protagonistas con participación de las vecinas Argelia y Mauritania en calidad de observadores"
Zajárova recalca la importancia de ésta decisión y defiende que no es posible otra opción para solucionar éste dilema, más haya de lo que ya está establecido en las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y la Asamblea General de Naciones Unidas. Subraya también, la importancia de ajustarse a los principios de la Carta de la ONU.

  • Rusia destaca la vía política como la alternativa más eficaz para alcanzar una paz más duradera para el dilema del Sáhara Occidental.

El Sáhara Occidental fue una antigua colonia española, concretamente desde 1884. En el año 1973 tuvo lugar la configuración del Frente Polisario. Mientras que en el año 1975 España claudica ante las presiones recibidas por parte de Marruecos y Mauritania y fue cuando terminó otorgando la parte del norte del Sáhara Occidental a la jurisdicción de Marruecos, mientras que la parte del sur, fue traspasada a Mauritania. La República Árabe Saharaui Democrática -RASD- fue proclamada un año después por el Frente Polisario. Aunque fue reconocida por diversos países en diferentes etapas, lo cierto es que la ONU no la reconoce como tal, pero tampoco reconoce la anexión del Sáhara Occidental con Marruecos, eso sí, exige la celebración de un referéndum de autodeterminación para resolver el conflicto. El Frente Polisario comparte lo dictado por la ONU con respecto al asunto, pero Marruecos no está por la labor, ya que sólo ve como única opción para resolver dicho dilema, la autonomía.

Se ha instaurado la Misión de las Naciones Unidas en 1991 por el Consejo de Seguridad para que así tuviera lugar el referéndum del Sáhara Occidental. Su propósito es inspeccionar la sujeción del alto al fuego de la región y sus preceptos están continuamente prorrogándose.


El Consejo de Seguridad apoya el "Plan de Kőhler" para el Sáhara Occidental.


El Consejo de Seguridad apoya el "Plan Kőhler" para el Sáhara Occidental. El objetivo es lograr que Marruecos y el Frente Polisario negocien en el marco del proceso de paz.

Este Consejo ha mostrado su apoyo al plan de paz del nuevo enviado especial del secretario general en la región, Horst Kôhler, para reiniciar las negociaciones estancadas desde 2008 entre Marruecos y el Frente Polisario. La finalidad es una solución política para el conflicto del Sáhara Occidental.

Los Estados Unidos, en especial, apoyan los esfuerzos del secretario general, Antonio Guterres, así como su enviado especial, el ex presidente de Alemania, Horset Kőhler. Desde que EE.UU puso oficialmente sobre la mesa un proyecto de resolución en apoyo a los esfuerzos de Kőhler el pasado 29 de abril, ha suavizado un poco el lenguaje de Marruecos que se ha opuesto siempre a solucionar el conflicto, pues el Gobierno de Trump desea que se solucione cuanto antes este contencioso.

Fuentes diplomáticas señalaron que el objetivo es lograr que Marruecos y el Frente Polisario negocien en el marco del proceso de paz propuesto por el enviado especial de la ONU y ex presidente de Alemania Horset Kőhler.

  • La operación de Kőhler prevé unas negociaciones directas entre Marruecos y el Polisario antes de que finalice este año. 

EE.UU (miembro del grupo de amigos del Sáhara Occidental) se ha mostrado a favor de avanzar en la solución del conflicto con una resolución que vaya más allá de una simple prórroga técnica de la MINURSO, cuyo mandato expira el próximo 31 de octubre. Marruecos ha fracasado en su intento de impedir que la ONU pueda ejercer su labor en la zona. De momento, el Frente Polisario ha aceptado explorar la propuesta de Kőhler sobre reiniciar las negociaciones, mientras que Marruecos sigue rechazándola de forma rotunda, alegando que sin Argelia, no habrá diálogo. El embajador marroquí ante la ONU, Omar Hilale, reiteró su rechazo hacia la operación diseñada por Kőhler y con el visto bueno de todos los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, ya que "tanto el contenido del plan como el procedimiento van en contra de los intereses nacionales de Marruecos".