Marruecos firma un acuerdo con empresa estadounidense para construir una planta solar gigantesca en Dajla.




Lugar cerca de Dajla en el SáharaOccidental/ Agencia.


Madrid, 17/08/2018 - ( El Confidencial Saharaui). Forbes.

Eólica en Marruecos: parque eólico para Bitcoin



Brookstone Partners, una firma de capital privado con sede en Nueva York, ha anunciado planes para construir un parque eólico de 900 megavatios (MW) cerca de Dajla, un territorio en disputa actualmente ocupado por Marruecos.

Brookstone fundó ‘Soluna’, el sitio que albergará el parque eólico propuesto, luego de adquirir los derechos sobre la tierra de Altus AG. La compañía espera recaudar 100 millones de dólares de USD a través de la oferta inicial de monedas para financiar la construcción de sus primeros 36 MW de turbinas. Se estima que el costo de completar todo el proyecto puede llegar a los 3 mil millones.

El director general de Brookstone, Michael Toporek, declaró: “Tenemos derechos exclusivos sobre el área para un parque eólico, pero el problema es que no hay un lugar real para colocar” la electricidad. “En estos días, lo que se puede hacer con energía varada es establecer un centro de cómputo, desarrollar esto como un proyecto sin conexión a la red”, agregó.

Brookstone utilizará la potencia que genera para impulsar la criptomoneda de minería y los centros de datos.

El anuncio del proyecto en la ciudad de Dajla, antiguo Villa Cisneros, ha sido criticado por los activistas que hacen campaña por los derechos del pueblo del Sáhara Occidental y denuncian que las autoridades marroquíes no tienen derecho para otorgar licencias para tales proyectos. Dajla "está situado en el suroeste del Sáhara Occidental bajo ocupación militar extranjera. Cualquier acuerdo que Brookstone haya firmado con el gobierno marroquí para esa área en particular es nulo", afirma Sara Eyckmans, coordinadora de Western Sahara Resource Watch (WSRW).

Después de la salida de España en 1975, el área alrededor de Dajla fue ocupada primero por Mauritania y luego por Marruecos. Este último ahora afirma que el Sáhara Occidental es una parte integral de su propio territorio, pero esa afirmación no es reconocida por la ONU ni por muchos otros.

En octubre de 2015, el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas pidió a Marruecos que garantice que la población indígena local otorgue su "consentimiento previo, libre e informado" a cualquier desarrollo de los recursos naturales del territorio. Las recientes sentencias del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas han confirmado que el Sáhara Occidental debe ser tratado como algo distinto de Marruecos.