Sáhara Occidental: 43 años sin paz, ni territorio.



Madrid, 24/09/2018. - ( El Confidencial Saharaui). 

Redacción ECS/L.A


Juan Carlos junto a Hassan II saludando intensamente/Agencias.



El conflicto del Sáhara Occidental es más que una crisis olvidada, es un tema de descolonización que dura más de 40 años. A pesar de la participación de varios actores internacionales, como la Corte Internacional de Justicia y las Naciones Unidas, la situación todavía está en punto muerto y el pueblo saharaui todavía está buscando reconocimiento.

El Sáhara Occidental es un territorio desértico, que limita con el Océano Atlántico Norte, entre Mauritania, Marruecos y Argelia, una posición estratégica a 80 millas de las Islas Canarias. Además, es rico en recursos naturales, como fosfatos, bancos de pescado y petróleo crudo.

Una antigua colonia española en el siglo XIX, la región es centro de una disputa territorial desde 1975, entre el Reino de Marruecos y el pueblo indígeno saharaui, dirigida por la organización político-militar "Frente POLISARIO", abreviatura de "Frente Popular de Liberación de Saguía el Hamra y Río de Oro".

En 1976, durante la guerra del Sáhara, el Frente Polisario autoproclamaba la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) de manera independiente, después de que la CIJ confirmara el derecho legal a la autodeterminación de los saharauis y rechazara las reclamaciones territoriales sobre la región por parte de Marruecos y Mauritania. Sin embargo, Marruecos siguió con su ofensiva y ocupó ilegalmente las dos terceras partes del Sáhara Occidental y construyó un muro militar de terraplén, conocido como 'La Berma', custodiado a lo largo de toda su longitud (2700km) por soldados y rodeado por minas que ejecutan el Territorio de Norte a Sur, como se informa en el sitio web oficial de la representación del Sáhara Occidental en la ONU.

Desde entonces, el territorio ha sido dividido en dos partes por el muro, una parte más grande ocupada y administrada por Marruecos y una más pequeña, conocida como Zona Libre, bajo el control del Ejército Saharaui.

Cuando la legalidad es impotente

"Después de 43 años de la ocupación, la RASD ha sido reconocida por  83 de los 193 países de la ONU y la nación todavía lucha por la independencia".

Darren Kew, presidente del Departamento de Resolución de Conflictos, Seguridad Humana y Gobernabilidad Global de la Universidad de Massachusetts, Boston, describió el enorme desequilibrio de fortalezas en el conflicto: Marruecos es un miembro estable de la ONU, con una economía desarrollada, consistente fuerzas militares y actuando con el consentimiento de la Comunidad Internacional, mientras que la República Saharaui solo tiene una victoria legal. De hecho, la opinión consultiva de la CIJ dejó en claro que los saharauis tienen el poder legitmo soberano sobre el Sáhara Occidental y que un referéndum de autodeterminación en el territorio es un derecho indiscutible.

A pesar de la sentencia del Tribunal y el establecimiento en 1991 de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) por el Consejo de Seguridad, en su resolución 690 (1991), la situación en el Sáhara Occidental no ha cambiado y hoy el referéndum nunca se llevó a cabo. Además, la MINURSO es la única misión de mantenimiento de la paz que no tiene un mandato sobre los derechos humanos, aunque numerosos abusos han sido denunciados por Western Sahara Monitoring y ONG, como Amnistía Internacional o Human Raghts Watch. "La supervisión imparcial y sostenida de los derechos humanos por parte de la ONU ofrecería cierta protección a una población que vive con la amenaza diaria de abusos por parte de las autoridades marroquíes" sostiene Magdalena Mughrabi, Directora Adjunta Interina del Programa para Oriente Medio y África del Norte en Amnistía Internacional.

Ninguna esperanza crece en el desierto 


El alto el fuego establecido en 1991 no puso fin a los dolores para los saharauis. En el territorio ocupado por Marruecos, los saharauis sufren cada día violaciones y abusos de los derechos humanos. Desapariciones, torturas, intimidaciones, detenciones, abuso en cautiverio, negación de juicios justos son solo algunas de ellas, como denuncia Human Rights Watch en el Sáhara Occidental. Las autoridades marroquíes sofocan las libertades de expresión, asociación y disentimiento a través de persecuciones, expulsiones y encarcelamientos, que sufren varios periodistas, investigadores y activistas, según explica Amnistía Internacional en el informe Marruecos / Western Sahara 2017/2018. La población saharaui vive dispersa desde el comienzo de la guerra, más de 200,000 viven en campos de refugiados en el suroeste de Argelia. En un desierto inhóspito, nace y crece una generación de saharauis y, junto con voluntarios y ONG humanitarias, la comunidad construyó una sociedad organizada que priorizó la educación y la atención médica. Pero no es suficiente. El punto muerto sobre el referéndum hace imposible que los saharauis comiencen una nueva vida, más allá de los campos de refugiados, los abusos y la explotación ilegal de sus recursos naturales.

Poderes olvidados

En 1918 W. Wilson habló por primera vez sobre la "autodeterminación", principio esencial del derecho internacional moderno, que legítima el derecho de una comunidad a ser soberana e independiente sobre su territorio y elegir libremente su forma de gobierno. Desde entonces, todo el mundo ha luchado por ese derecho, incluido el pueblo saharaui. En 2017, esta comunidad todavía lucha para llamar a su patria una Nación. 

Probablemente sea cierto que la opinión de una sola persona no es útil para cambiar las cosas, pero sin duda es cierto que la opinión pública puede influir en la política, y la información es la mejor arma. Frente a la tragedia saharaui, es importante recordar un poder olvidado de nuestro tiempo: el poder que los ciudadanos bien informados tienen para elegir cuidadosamente a sus políticos y tomar medidas a través de ellos. Si la opinión pública utilizara su poder olvidado, se involucrara en política y participara activamente en el proceso de toma de decisiones, quizás mañana el saharaui finalmente tenga el mismo poder para decidir por sí mismo.