“El tribunal volverá a tumbar la sentencia que incluye la pesca en el Sáhara Occidental”.



  • Entrevista al periodista especialista en Marruecos y el MagrebCembrero advierte de que el Aquarius todavía no ha podido producir ningún efecto llamada y alerta contra el lenguaje de Casado.


Madrid, 02/08/2018 - ( El Confidencial Saharaui). De Cuarto Poder.




Por Sato Díaz Última actualización jueves, 2 de agosto de 2018. 


El periodista Ignacio Cembrero es uno de los mejores conocedores de Marruecos y de toda la región del Magreb

Actualmente escribe en diferentes medios de comunicación como El Confidencial, en periódicos del Grupo Joly de Andalucía, en medios franceses y participa en distintas tertulias televisivas y en conferencias académicas. 

Fue corresponsal de El País en esta región, trabajó para el diario de Prisa en torno 30 años, del cual se tuvo que ir en 2014 por las presiones que el Gobierno de Marruecos ejerció sobre el Gobierno de España y este sobre la cabecera madrileña. Responde las preguntas de cuartopoder.es para contextualizar la actual situación política y social de Marruecos y la región, ahora que tanto se habla de este territorio con motivo de la inmigración que llega a España.

– La Comisión Europea no se ha implicado demasiado ante la petición de fondos por parte de España para destinar a Marruecos y que este país pare la inmigración. ¿Se sigue la agenda italiana? ¿Las instituciones europeas se desentienden de los problemas migratorios que tienen los estados miembro?

– Se está repitiendo lo de Italia. El Estado afectado llama a las puertas europeas y no hay una respuesta clara y nítida. Quien sí ha dado una respuesta ha sido Macron, que muestra su sintonía en este tema con Sánchez, y también Merkel, pero como tiene problemas con la CSU en Baviera no lo dice muy abiertamente. Se comparte la línea sobre la inmigración en Madrid, París y Berlín. En la última cumbre europea, se hablaba de algo más de 50 millones para los países de tránsito. Sánchez pidió que buena parte de ese dinero fuera destinado a Marruecos. 

Sabemos también que en la audiencia que el rey de Maruecos concedió el pasado lunes a Zapatero y Moratinos expresó su descontento con la UE.

– ¿Se puede hablar de un eje entonces entre España, Francia y Alemania?

– No explícito, es un enfoque más flexible en materia de inmigración, también se podría incluir a Tsipras. Nada tiene que ver con la línea de Salvini de Italia.

– Estamos viendo que en aquellos países en los que la inmigración se convierte en un tema central, se derechiza la opinión pública…
“La Liga Norte ha conseguido generar miedo y preocupación”

– Sí, efectivamente, hay numerosos ejemplos. Italia, Austria, los países de Visegrado. En mala hora decidimos acogerles en la UE a estos países del este cuando todavía no estaban sus democracias consolidadas. Ahora estamos viendo unos retrocesos que poco tienen que ver con la democracia, estoy pensando en Polonia. No sé quién derechiza a quién. La clase política contribuye a ejercer una influencia negativa sobre una parte de la opinión pública y esta acaba adoptando posiciones fascistas y xenófobas.

Tengo la impresión de que no había un problema entre la opinión pública sobre el tema migratorio, pero los partidos derechistas, sobre todo la Liga Norte, de una forma machacona han conseguido generar miedo y preocupación a una gran parte de la opinión pública, vemos actos xenófobos que no conocíamos. No voy a comparar como se hizo desde el Gobierno a Salvini con Casado, pero sí creo que los discursos de Casado ejercen una influencia negativa sobre la opinión pública española y generan una alarma infundada e innecesaria. Tenemos una crisis migratoria desconocida por sus proporciones en Andalucía, pero no es alarmante.

– Los datos revelan que sí que hay un aumento de la inmigración, pero es una tendencia que viene de lejos. La teoría del efecto llamada no se sostiene.
“El Aquarius no ha podido generar todavía un efecto llamada”

– Es una tendencia que viene desde hace años, el 2017 se notó mucho, y este año se van a duplicar las cifras del 2017. Hay un gran acelerón desde mediados de junio, pero lleva creciendo con fuerza desde los últimos años. Los efectos llamada existen, pero no se suscitan en mes y medio. El Aquarius no ha podido generar todavía un efecto llamada, esto lleva meses o años. Sí es verdad que lo del Aquarius ha sentado muy mal a las autoridades de Marruecos. Mientras el Gobierno español se presentaba como el bueno, les pide que den palos a los subsaharianos que desde Marruecos quieren cruzar el Estrecho.

– La reunión de Pedro Sánchez con el rey de Marruecos no se ha celebrado todavía. Es tradición que sea el primer país al que visita un nuevo presidente español. Sin embargo, sí que se ha celebrado una reunión con Zapatero y Moratinos. ¿Cómo valora el estado de las relaciones bilaterales entre España y Marruecos?

– La reunión no se ha producido porque el rey no estaba en el país, pasa mucho tiempo en Francia, y no le ha dado una fecha. En cuanto se la dé, Sánchez irá. Es un viaje muy corto, para presentarse ante los consejeros y el rey. Pero es que había prevista una visita de los reyes de España a Marruecos para mediados de enero y el rey marroquí la canceló unos días antes y sigue sin dar fechas. Con Marruecos es todo un poco así.

– ¿Esto es por algún descontento de Marruecos hacia España o es por capricho del rey?

– Hemos visto cosas parecidas con el primer ministro ruso, con Erdogan hace años… El único que se hace respetar es el presidente de la República Francesa. En 2013 estuvo Erdogan y el rey no apareció. Estuvo el primer ministro ruso el año pasado y tampoco apareció, y Rusia es muy importante para Marruecos porque está en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde se vota el tema del Sáhara. No pasa solo con España, pero a España le afecta especialmente porque es vecino y aspira a tener una relación estrecha con Marruecos.

– ¿Este aumento de la presión migratoria sobre las costas andaluzas puede ser una estrategia política de Marruecos?
“El primer factor para la inmigración de Andalucía es el cierre de la frontera de Italia”

– Hay tres factores. El primero es que se ha cerrado mucho la ruta de Libia e Italia y son vasos comunicantes, salen los inmigrantes por otra ruta. Se ha intentado abrir la ruta entre Argelia y España, pero las autoridades argelinas consiguen controlar los flujos mejor. El segundo aspecto es que Marruecos tiene muchos problemas internos que no tenía hace años, tiene toda su periferia revuelta y eso supone un gran despliegue de sus fuerzas de seguridad, en el Rift, en Sidi Ifni, en muchos sitios… Su prioridad es acallar las protestas y lo de las costas ha pasado a un segundo plano. 

El tercer factor es que los marroquíes ven una oportunidad de sacar tajada de la UE y España, fundamentalmente de la UE y recordar a un Gobierno socialista que acaba de llegar el grado de dependencia que tiene España con Marruecos en materia de inmigración, terrorismo y Ceuta y Melilla.
En principio, en Marruecos se considera que su mejor aliado en España es el PSOE, y cuando existía Convergència, también. Sánchez ha llegado al Gobierno con los votos de Unidos Podemos y ERC que son dos partidos que preocupan en Marruecos. Es una forma de reivindicarse ante todos y de mostrar ese grado de dependencia supuesto de España a Marruecos.

– Felipe González, Zapatero, Moratinos… ¿A qué se debe esta buena relación del PSOE con los dirigentes marroquíes? 

“El PSOE tiene una complicidad enorme con las autoridades marroquíes”

– Los datos son apabullantes. El grado de complicidad de los socialistas españoles con las autoridades marroquíes es enorme. También Luis Planas, Trinidad Jiménez, Elena Valenciano… Todos entregados a la causa marroquí. Muchos socialistas siguen comprando la tesis de que Marruecos está en vías de democratización. 

Zapatero en una entrevista publicada hace poco en Marruecos decía que avanza hacia la democracia y los derechos de la mujer, no sé si se lo creen pero lo dicen. En 2001, el primer ministro decidió cerrar todos los semanarios críticos de Marruecos, el Partido Socialista Francés hizo un comunicado crítico. Vinieron periodistas marroquíes a España y le solicitaron al PSOE que les mostrara su apoyo y no hubo manera. Desde que González dejó de ir a Tinduf a ensalzar al Polisario, la complicidad del PSOE con Marruecos es alto, ha sido siempre así. Tiene la percepción de que a través de la monarquía, la estabilidad de Marruecos está garantizada y que España se juega mucho. Es una percepción totalmente equivocada, pero el PSOE la tiene.

– ¿Existe una tensión interna que ponga en entredicho a la monarquía marroquí?

– No me atrevería a decir eso, pero sí que estamos en la mayor crisis del reinado de Mohamed VI, entronizado hace 19 años. Hubo otra, la de las llamadas primaveras árabes, pero las autoridades la solucionaron con habilidad. La crisis actual no está acabada, hay muchas zonas de Marruecos con mucha presión tapada por las fuerzas de seguridad, no sé sabe cuánto tiempo se podrá mantener así. Además, hay un fenómeno muy interesante que es el del boicot a las tres grandes marcas que empezó el 20 de abril. Han pasado más de tres meses y han causado muchos años, especialmente a una empresa de gasolineras que pertenece a un ministro amigo del rey.

– Por otro lado, está el tema de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia Europea sobre la pesca, en la que no se reconoce al Sáhara como parte de Marruecos…
“El tribunal volverá a tumbar la sentencia que incluye la pesca en el Sáhara”

– Ya hay tres sentencias en este sentido. No soy jurista, pero he hablado con bastantes abogados, los del Polisario e independientes de prestigio, y también con algún funcionario del Servicio Exterior de la UE. Todos están convencidos de que el tribunal lo va a volver a tumbar todo. Se han presentado recursos contra el tratado de pesca y contra el tratado aéreo entre la UE y Marruecos porque incluyen el Sáhara. Todos dicen que lo que ha hecho la UE incluyendo nuevos acuerdos lo va a volver a tumbar el tribunal. Lo que ha hecho Marruecos es ganar tiempo y engañar, a los pescadores y compañías aéreas.

Esto va a poner de los nervios a las autoridades de Marruecos. Todo se ha ido renegociando y adaptando para cumplir con esas sentencias, pero nunca se ha cumplido, se ha intentado dar la impresión, y parece que lo va a volver a tumbar todo el tribunal. Además, hay una serie de estados como Irlanda y los escandinavos que están incómodos con esto, no sé respeta la sentencia del tribunal para un tema menor que sólo afecta a España y Portugal. El Senado de Irlanda aprobó una ley hace poco que prohibía la importación de productos israelíes fabricados en os asentamientos de Cirjordania y de productos provenientes del Sáhara.

– Por último, la cuestión de Argelia. El jefe de estado, Bouteflika, está en una edad avanzada y su salud muy delicada. ¿Hay riesgo de desestabilización también de este país mediterráneo?

– Es una situación inédita. El rey de Marruecos está la mitad del tiempo fuera de su país y cuando está dentro está de vacaciones, está ausente. El de Argelia, también, por su situación física y de salud. No puede salir al extranjero más que para ir al hospital a Francia. Según cuenta, sólo tiene cuarenta minutos de lucidez al día. Cuando ha recibido algún huesped extranjero, sólo tiene un hilo de voz y le ponen un micrófono pegado a las cuerdas vocales y un altavoz para que el interlocutor se entere de lo que dice. En Argelia, los que mandan, que no son solo los militares, están buscando un candidato de consenso. Se habla que si no hay consenso, se puede dar un quinto mandato de la momia de Bouteflika, porque es una momia. Igual que hay oposición en Marruecos, en Argelia no la hay prácticamente, la han laminado. La oposición que hay es peor que el actual poder.