Podemos Andalucía condena la celebración de la "Semana Dakhla" en Torremolinos.



Comunicado de Podemos Andalucía ante la celebración de la ‘Semana de Dakhla’ en Torremolinos

Sevilla, 25 julio, 2018. - ( El Confidencial Saharaui). Redacción: Podemos Andalucía.

"No se puede vender lo que no te pertenece".

Teresa Rodriguez SG de Podemos Andalucía.



El Ayuntamiento de Torremolinos, gobernado por el PSOE, decide organizar, conjuntamente con la Oficina Nacional de Turismo de Marruecos y el Consejo Regional de Turismo de Dakhla-Oued Ed Dahab -otra institución marroquí-, una semana de actividades, que dio comienzo el pasado sábado 21 de julio y se prolongará hasta el próximo sábado 28 de julio. En la nota de prensa difundida se alude a la “promoción de los atractivos culturales y turísticos de la región de Dakhla”, incluyéndose en el programa “actividades culturales, exhibiciones de folclore, degustaciones gastronómicas y seminarios de contenidos turísticos”. Las actividades se están desarrollando en el Centro Cultural Pablo Ruiz Picasso y en el Palacio de Congresos de Torremolinos. Todo sería normal si no fuera porque Dakhla no es una región de Marruecos, porque no se puede vender lo que a uno o una no le pertenece.

A José Ortiz, alcalde de Torremolinos, y a su equipo de gobierno, se le pasa por alto que Dakhla es un territorio perteneciente al Sáhara Occidental, y que el Sáhara Occidental sigue siendo, desde su declaración como tal en 1963 por la Organización de Naciones Unidas, un territorio no autónomo pendiente de descolonización y que, por tanto, el Reino de Marruecos ocupa ilegalmente estos territorios desde 1975. Esta condición de ocupante ilegal ha sido reiteradamente puesta de manifiesto por Naciones Unidas a lo largo de estos años, cuestión que, al parecer, no parece importarle en demasía al PSOE de Torremolinos, que organiza eventos sobre Dakhla junto a instituciones de la potencia ocupante.

La organización de esta actividad, que forma parte de una nueva estrategia de lavado de cara por parte del régimen marroquí, hace cómplice al Ayuntamiento de Torremolinos, por obra y gracia de su regidor y equipo de gobierno, de la política de normalización de la ocupación que hábilmente implementa Marruecos a través de las instituciones de promoción turística citadas.

Es nuestra obligación recordarles a José Ortiz, y a los componentes de su equipo de gobierno, que Marruecos viola sistemáticamente los derechos humanos en los territorios ocupados, que no permite la presencia de observadores internacionales, que reprime a los activistas saharauis y que insiste –con la complicidad de gobiernos como el español, actualmente presidido por otro presidente “socialista”- en la explotación de recursos naturales de un territorio que no le pertenece. Es nuestro deber recordarles que en julio de 2017, hace un año, veintitrés activistas saharauis –el grupo de Gdeim Izik- fueron condenados por los tribunales marroquíes a penas entre cuatro y veinte años de prisión, y que entre estas personas siete fueron condenadas a cadena perpetua. Es nuestro deber recordarles que en el infierno del desierto argelino malviven, desde hace más de cuarenta años, 150.000 refugiados y refugiadas saharauis, y que 15.000 de estas personas viven en un campamento llamado Dakhla, esperando algún día poder volver a sus casas en su tierra, en la Dakhla ocupada por Marruecos. Nos preguntamos si tendría José Ortiz valor para contarles a estas personas que su equipo de gobierno colabora con el gobierno de Marruecos para promocionar aquella tierra como tierra marroquí.

Desde Podemos Andalucía señalamos, por enésima vez, la hipocresía y el cinismo del PSOE en general y del PSOE de Andalucía en particular, en lo que se refiere al apoyo a las legítimas aspiraciones del pueblo saharaui. Porque lo que está ocurriendo en estos días en Torremolinos no es más que otra vuelta de tuerca en una forma de hacer del partido socialista consistente en quitar con la mano grande lo que se da con la pequeña: Aparecer en la foto de las movilizaciones a favor del pueblo saharaui, colaborar con las asociaciones de amistad y apoyo, conceder desde las instituciones que gobiernan subvenciones para ayuda humanitaria a los campamentos, a la par que se pone sistemáticamente de perfil cuando se trata de realizar cualquier gesto que pudiera interpretarse como oposición a las pretensiones ilegítimas de Marruecos de consolidar la ocupación sin que se celebre el referéndum de autodeterminación. Sin ir más lejos resultan sonrojantes los esfuerzos de la Comisión Europea para eludir las recientes sentencias del Tribunal Europeo de Justicia que impiden la aplicación al Sáhara Occidental de los acuerdos agrícolas y pesqueros firmados con Marruecos, por tratarse precisamente de un territorio que está fuera de su soberanía. Y estamos seguros de que el PSOE, como ha hecho históricamente, se situará en las votaciones de ratificación de la nueva propuesta de acuerdo pesquero a favor de la posición que más convenga a Marruecos. Y estamos seguros de que el PSOE de Andalucía saludará el nuevo acuerdo pesquero con Marruecos aun cuando su firma implique la posibilidad de expoliación por parte de la potencia ocupante de los recursos pesqueros que no le pertenecen. Porque el PSOE, cuando tiene que elegir, siempre se sitúa del lado de la “realpolitik” que beneficia a Marruecos y condena al exilio a miles de refugiados/as saharauis.

Esta forma de actuar, y concretamente en este caso el evento organizado por el Ayuntamiento de Torremolinos, que como indicábamos nos parece un paso más en la línea de apoyo a las aspiraciones marroquíes, es una falta de respeto absoluta a la voluntad de miles y miles de andaluces y andaluzas que llevan años manifestando su solidaridad con el pueblo saharaui, que trabajan como voluntarias en asociaciones de apoyo y amistad al pueblo saharaui, que acogen niños y niñas del programa Vacaciones en Paz, o que simplemente participan en manifestaciones o hacen pequeños donativos. Porque creemos con total seguridad que tras estos gestos y actuaciones existe una aspiración compartida por el pueblo andaluz y el pueblo saharaui, la aspiración a vivir en su tierra, con soberanía y en libertad.

En consecuencia, y por último, condenamos desde Podemos Andalucía la colaboración en la celebración de esta semana de Dakhla por parte del Ayuntamiento de Torremolinos, exigimos la retirada inmediata de cualquier apoyo público municipal a esta actividad tanto para esta como para posibles futuras ediciones y apremiamos a José Ortiz, a que, como alcalde de Torremolinos, y en representación del Ayuntamiento, reconozca su error y manifieste su apoyo a las legítimas aspiraciones del pueblo saharaui a poder decidir, algún día, libremente, acerca de su autodeterminación.