"No recuerdo un verano tan caluroso como este año"


Campamentos saharauis, 09/07/2018 - ( El Confidencial Saharaui) | Crónica | Por Basma Mulay.


Foto de mujeres saharauis en los campamentos/ Basma Mulay.



Tú que te has estado meses y meses soñando con cómo será ‘tu verano’, planificas con exactitud todo lo que harás, con quien quedaras y a quien veras.

Hola a los grupos de WhatsApp “Quién baja este verano a los campamentos?”, tenéis que saber que los jóvenes saharauis, que estudiamos en España, nuestro año gira en torno a los dos meses de verano.

Y empieza tu verano con ese viaje eterno, horas y horas muertas en ese aeropuerto, que te lo aprendes de memoria, en el que conoces gente que no sabías ni que existía. Y llega el preciado momento en el que ese avión aterriza en Tindouf. 01:30 horas de la noche casi siempre, bajas y esa bofetada de calor en la que tienes que contar hasta cinco para no desmayarte, solo logras decir adiós a las azafatas.

Amanecer en tu casa, tu madre está haciendo té, y ahí estás pensando en cómo vas a superar dos meses de 50°. Cómo lo hacemos? Ni yo lo sé, tendremos un mecanismo de defensa o es la ilusión de estar en tu ‘hogar’ improvisado?.

Pasas el día como puedes, una vez te duchas, otra mojas el turbante o la melfa y te tapas con ella, si tienes suerte corre una brisa que entra por la ventana, pero que acabas cediendo a alguna persona o más mayor o al más pequeño.

Y ahí, a las 4 de la tarde, asfixiado de calor, te planteas cómo has acabado aquí y como vas a superar estas temperaturas. Que sí, que Argelia se ha portado y ha puesto luz, pero te acuerdas de que no todas las wilayas tienen la misma suerte, que no todo el mundo tiene la ventaja de tener aire acondicionado, que hay cortes de luz en las horas puntas por un sobrecalentamiento de la red, que no todo el mundo se puede permitir comprarse uno.

Así llevamos la juventud saharaui más de 40 años, sobreviviendo como podemos a esta situación, 40 años en la sociedad del primer mundo mira para otro lado a la situación insostenible de mi pueblo, un pueblo que intenta día a día llevar una vida lo más normal posible aunque se quede gente por el camino.

Cada año veranean menos niños en España, cada año hay más recortes en el abastecimiento de agua y en el reparto de alimentos.
Este año está siendo aún más caluroso que otros, o esa al menos es mi sensación.

Tengo la sensación de que mojar la ropa para dormir al menos 15 minutos ya no me parece suficiente, que buscar esa brisa está siendo misión imposible, dormir por las noches es una batalla entre los mosquitos y las altas temperaturas, aquí nos planteamos eso de la idea de “en el desierto de noche hace frío”, pues los campamentos de refugiados saharauis en verano ni huelen ese frío.

Hoy hemos superado los 50°C. Y nadie parece importarle que más de 170.000 refugiados con ancianos y niños sobrevivan dos meses a esta situación. Hoy con estas temperaturas he añadido mi rabia de no poder hacer nada, más que aprovechar esos 15 minutos de sueño y ceder mi ventana a mi sobrina de 6 meses. ¿Que tiempo hará en Europa?.