El largo camino del Sáhara Occidental hacia la libertad.


Madrid, 21/07/2018 - ( El Confidencial Saharaui). 


Anciano saharaui/Redes Sociales



Un día que cambió toda mi vida por completo: "Tenía entonces 7 años y le hice a mi abuelo dos preguntas sencillas que cambiaron mi vida".

Mientras los ancianos y los miembros más jóvenes de la familia rodeaban a mi abuelo en su humilde tienda, comenzaron a hablar de un incidente en el pasado que tuvo lugar en un país llamado el Sáhara Occidental. Me llamó mucho la atención; y Le pregunté a mi abuelo ¿dónde estaba ese 'Sahara Occidental' y qué sucedió exactamente allí?

Mi abuelo contestó francamente: "El Sáhara Occidental es nuestro país, ahora ocupado por Marruecos. Es el país por el que murió tu padre, como todos nosotros, somos saharauis". Las palabras de mi abuelo no solo me cautivaron, sino que me dieron una identidad, una identidad que, cuando era niño, no la entendía. Sin embargo, al envejecer, se convirtió en un descubrimiento y en una dolorosa realidad viviente.

El tiempo pasó. En 2007, después de seis años de estar separado de mi propia familia, viajé desde Hawai en los Estados Unidos de regreso a los campos de refugiados en Argelia donde vive actualmente mi familia.

"Necesitaba conocer y dar sentido a mi identidad como saharaui. Mi visita estuvo marcada por asombrosos descubrimientos".

Una vez más, mi abuelo estaba rodeado por los ancianos y los miembros de la familia más jóvenes en la casa. Fue mi abuela la que habló, con su voz suave y compasivo. Nos contó el día de la 'Marcha Verde' en 1975, cuando Marruecos ocupó militarmente el Sáhara Occidental. Mi abuela huyó, llevando a todos sus hijos junto con sus necesidades como el agua y las mantas. Afortunadamente, el primo de mi abuela, que tenía un Land Rover, los vio corriendo, paró su automóvil para que les ayudara.

Viajando por el largo camino hacia el suroeste de Argelia, "mi abuela vio a gente siendo asesinada, mujeres violadas y "otras cosas horribles", como ella lo expresaría en nuestro dialecto ( Hassaniya). Mientras mi abuela corría por su vida, mi abuelo viajaba a otra ciudad diferente. Eso fue un caso.

Por la noche, mi abuela y su gente tomaron descanso en algún lugar de la frontera del Sáhara Occidereunidas Argelia. Esa noche se convirtió en días que se convirtieron en semanas. Más tarde se les unieron otras miles de familias. Una mañana, mi abuela y sus hijos se prepararon para reanudar el largo viaje de escape, llegaron los aviones marroquíes y comenzaron a bombardear, y hubo muertes por todas partes.

Las vidas de mi abuela y sus hijos se salvaron escondiéndose detrás de un gran arbusto. Anteriormente, durante la "Marcha Verde", mi propia madre había sido separada de mi abuela cuando estaba ayudando a una tía que estaba ciega. Fue durante este bombardeo que milagrosamente se encontraron de nuevo. Una vez reunidos, continuaron su huida a Argelia, llegando al desierto de la Hamada de Tinduf, en el sur de Argelia.

En el vacío del desierto, mi abuela intentó comenzar una nueva vida lejos de la guerra. Sin hogar, sin dinero, sin comida ni necesidades básicas, fue una lucha para la supervivencia de ella y sus hijos. Como ella lo describió, "los saharauis que huyeron a Tinduf se convirtieron en un equipo, ayudándose unos a otros". La guerra no había terminado, entonces las mujeres comenzaron a construir los nuevos campos de refugiados, mientras que los hombres fueron a luchar contra Marruecos.

"Mi abuelo tuvo que dejar a su familia nuevamente para unirse a la guerra. Mi abuela, como miles de mujeres saharauis, se quedó sola tratando de sobrevivir, cuidando a los heridos así como a otras familias que vinieron después, y también enterrando a los muertos".

A medida que la guerra continuó, un grupo de médicos llegó a los campamentos para atender a los enfermos. Trataron a algunos de los niños con inyecciones. Las inyecciones comenzaron a dar efecto negativo a mi tía más joven. Cuando mi madre y mi abuela se dieron cuenta de esto, la escondieron en una caja para la próxima vez que lleguen los médicos se los enseñaron para evitar nuevas inyecciones. Al final, mi tía afortunadamente sobrevivió, pero las inyecciones mataron a mis tíos gemelos.

Más tarde, se reveló que estos médicos fueron enviados por Marruecos para atacar a niños saharauis que sobrevivieron al ataque. La miseria de la guerra y las intoxicaciones continuaron hasta 1991, cuando tuvo lugar un cese de hostilidades negociado por las Naciones Unidas. Aunque la guerra se terminó, mi familia tuvo que continuar su lucha en los campos de refugiados.

Hubo una gran pausa cuando la historia de mi abuela terminó. Rompí el silencio haciendo la pregunta. "Abuela, ¿qué le pasó a mi padre?" Ella me miró, con los ojos llenos de lágrimas. "Tu padre, Cherifia (Mi apodo, que me dio mi abuela, que significa 'el noble') estaba peleando en la oscuridad de la noche con su unidad militar, y luego todos escucharon disparos. Su unidad corrió y fue capturado por el ejército marroquí y asesinado a sangre fría". Cuando terminó de contar la historia, hizo esta observación: "Marruecos no solo se apoderó de nuestra tierra, también mató a nuestros hombres y violó a nuestras mujeres, sino que dejó a muchos niños saharauis huérfanos". La discusión terminó con toda mi familia sollozando, y solo entonces entendí completamente el dolor que siempre había visto en sus ojos.

Cuarenta y dos años después, mi abuela y el resto de mi familia aún permanecen en los campos de refugiados, esperando una solución que ponga fin a la larga disputa territorial entre el Sáhara Occidental y Marruecos.

Sentado en las dunas (lo mejor de los campamentos de refugiados) tratando de aceptar la historia de mi familia. Miré a los miles de casas de barro y tiendas de campaña. Pensé en mi hermano menor, a quien no había visto en largos seis años desde que se fue a Cuba a estudiar como médico, que siempre había sido su sueño.

Pensé en su dolor, después de haber vivido tanto tiempo sin nuestro padre y preguntándome cómo se sentiría cuando supiera que nuestro padre había muerto durante la guerra. Estoy seguro de que su angustia no será menor que la mía. Mi mente se preguntaba por mi madre y su dolor, no solo por perder a sus hermanos gemelos, sino también a su esposo, el padre de sus hijos y el dolor que sentía al ver crecer a sus hijos sin él, y luego verlos en otra parte del mundo y sin verlos en años.

También pensé en el dolor que mi abuela tuvo que pasar, perdiendo no solo a su hogar sino a sus hijos, y las continuas penurias de vivir en los campos de refugiados. No soy el único saharaui que deja a su familia para estudiar en el extranjero. Cientos de jóvenes saharauis se van y continúan saliendo, a menudo durante años sin poder ver a sus familias. Desde muy pequeños se nos enseñan que la educación es nuestra arma más poderosa; que nuestra mayor esperanza es educarnos y ayudar a nuestra gente en su lucha por la autodeterminación y la reconstrucción de nuestro país una vez liberado de la ocupación marroquí.

El sueño más grande, compartido por todos los saharauis, es lograr la educación y equiparnos para que podamos convertirnos en diplomáticos, periodistas, médicos y mucho más. Una nueva generación que puede ayudar al Sáhara Occidental a recuperar su libertad. Nuestro futuro como nación es incierto, pero continuamos nuestra lucha como nación en el exilio. Nuestros jóvenes que estudian en el extranjero continúan definiendo lo que significa ser saharaui, asegurando que el mundo conoce nuestra lucha.

Una vez me preguntaron: ¿qué significa ser saharaui? Ojalá la respuesta fuera simple. Es una pregunta que he tratado de definir toda mi vida. Para mí, ser saharaui significa que perteneces a un país, llamado Sáhara Occidental, que nunca he visto, nacido en un país llamado Argelia, que no es mío. He crecido en dos países diferentes, España y Estados Unidos.

Uno lo hace adoptando el idioma y la cultura para encontrar un lugar al que pertenecer, sacrificando todo lo que uno haya conocido. Al ser un saharaui, uno vive con el dolor del desplazamiento y el abuso infligido a su gente. La confusión de pertenencia es indefinible para un saharaui porque se adapta a todas las culturas y países, pero no pertenece a ninguno.

A pesar de las luchas, hay algo que nos define a mí y a todos los saharauis en mi situación: que tenemos esperanza en el futuro, y un sueño de educación para mejorar el estado de nuestro pueblo.

Soy un ciudadano global que desea la paz mundial, que fue criado por tres familias extranjeras increíbles y, lo más importante, no importa a dónde vaya, siempre estoy orgulloso de mis raíces saharauis.