Aterrizan en Barcelona 15 niños saharauis de los 40 que quedaban sin Vacaciones en Paz.


Barcelona, 22/07/2018 - (El Confidencial Saharaui). 


  1. Captura tras la llegada de los niños al aeropuerto/ECS


Casi dos semanas esperando para viajar a España en el programa Vacaciones en Paz 2018 por la mala gestión, descoordinación y la falta de financiación. Quince adolescentes saharauis que han estado registrados en ese programa y con sus documentaciones en la mano han aterrizado pasadas las 16:00 horas de este sábado en el aeropuerto del Prat, informa Mah, coordinador saharaui en esta comunidad autónoma.

Con rostro cansado después de un largo viaje en vuelos regulares, los niños se han echado a los brazos de sus familias de acogida y la representación saharaui en Cataluña así como miembros de la Asociación que les esperaban en la terminal de llegadas.

40 menores saharauis es la cifra que tras el último chárter a ASTURIAS el sábado pasado, quedaron pendientes de poder viajar en Vacaciones en Paz a España en este verano de 2018.

Todos tienen en común que han conseguido la documentación de las instituciones españolas con la información y documentación enviada en su momento por las autoridades saharauis y las asociaciones prosaharauis.

A pesar de esta situación, Ana Garrido como coordinadora Estatal de CEAS, Coordinadora estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara, manifestó, en declaraciones a este medio, que esto es un "bulo" y que nada más lejos de la realidad, la existencia de menores pendientes de venir. Hoy comprobamos que quince de ellos ya están en Barcelona.

Según hemos comprobado nosotros, de varias asociaciones amigas del pueblo saharaui, la misma coordinadora envió, a finales de junio, un correo electrónico a todas las asociaciones para acoger los grupos de menores que quedaban pendientes de viajar.

El Programa Vacaciones en Paz de niños y niñas saharauis está dirigido a menores de entre 9-12 años para pasar los meses de verano (julio y agosto) con familias españolas. 

Los objetivos que se persiguen con este exitoso programa es librar a los menores saharauis de las extremas condiciones climatológicas que se dan en los campamentos de refugiados, situados en el desierto argelino, con temperaturas de más de 50 grados a la sombra, realizarles completas revisiones médicas en los servicios de pediatría, que puedan acceder a una dieta sana y equilibrada y que además de disfrutar del verano.