Abdelatif Hamuchi, el asesino de saharauis y al que Europa rinde honores.


Madrid, 10/10/2018 - ( El Confidencial Saharaui). 


Formas en la que fueron sometidos a activistas saharauis/Pollo asado



La mayor parte de la prensa marroquí considera a Abdelatif Hamuchi como "el hombre que nunca duerme" y "el hombre mejor informado en Marruecos". Como informó El País, que le dedicó un largo artículo, es un personaje admirado por la policía y temido en otros sectores de la sociedad marroquí.

La verdad es que este hombre, bajo su mandato, se torturó, secuestró, encarceló y finalmente asesino a muchos jóvenes saharauis por manifestar su derecho respecto al tema del Sáhara Occidental.

Pero en Europa, y especialmente España, piensan que la seguridad de Europa está vinculada con la cooperación con este supera-agente marroquí.

Hamuchi ha sido director general de Seguridad Interna (DST) desde 2005 hasta 2015 y, desde 2015, director general de Seguridad Nacional (DGSN), es el responsable de la intervención militar y policial durante el desmantelamiento del campamento de Gdeim Izik en las afueras de El Aaiún en el 2010.

El agente marroquí tiene una querella abierta en Francia por parte de una asociación formada por católicos y evangélicos que se opone a la tortura y a la pena de muerte (ACAT). A principios de 2014, la asociación estudió en profundidad dos casos de saharahuis condenados en Marruecos. Ambos reos aseguraban haber sido torturados en los locales de la Dirección de Supervisión del Territorio (DST). Por ello, los abogados de ACAT se querellaron contra Hamuchi, director general de la DST.

El 20 de febrero de 2014 Hamuchi estaba en París, en una residencia del embajador marroquí, cuando cuatro miembros de la Policía Judicial Francesa aparecieron en la puerta como respuesta a varias denuncias de tortura y desaparición. Hamuchi se negó a comparecer ante la justicia francesa. Tras el incidente, la cooperación judicial entre Rabat y París estuvo congelada durante un año.

Tras los sangrientos ataques terroristas en París el 13 de noviembre de 2015, el Gobierno español y el francés condecoraron a Hamuchi con la Orden al Mérito Policial. Marruecos, según la prensa francesa, ha contribuido en la captura de los yihadistas que perpetraron el atentado. 

Hamuchi condecorado por parte del jefe de la Policía española/Agencias


Según un informe de Amnistía Internacional, Hamuchi había ordenado más 173 casos de tortura, asesinato y otros malos tratos infligidos por la policía y las fuerzas de seguridad a hombres, mujeres y menores de edad entre los años 2010 y 2014.

Entre las víctimas figuran estudiantes, activistas políticos de filiación izquierdista o islamista y partidarios de la autodeterminación del Sáhara Occidental.

Mohamed Ali Saidi, de 27 años, explicó a AI que la policía marroquí lo había torturado bajo custodia tras detenerlo en relación con unas manifestaciones celebradas días antes en El Aaiún. Contó lo siguiente: “Amenazaron con violarme con una botella; me pusieron la botella delante. Me azotaron con cuerdas en las plantas de los pies estando colgado en la postura del pollo asado, y también nos metían los pies en agua helada [...] Colgado en la postura del pollo asado me introdujeron una toalla en la boca y me echaron agua en la nariz para que me atragantara. Luego me echaron orines. Me dejaron en ropa interior, y me azotaron los muslos con cinturones".

El gobierno de España justifica la concesión de la Cruz honorífica al Mérito Policial a Abdelatif Hamuchi y a dos de sus colaboradores basándose en el "alto grado de cooperación entre Marruecos y España en la lucha contra el terrorismo yihadista."

Cabe destacar que la Asociación (ACAT) ha presentado un denuncia ante la ONU por el caso de Naama Asfari, un activista saharaui de Gdeim Izik casado con una francesa y que cumple una condena de treinta años.