Retiran la nacionalidad española a un saharaui alegando que la "RASD no es un Estado "

Oviedo, 16/06/2018 - ( El Confidencial Saharaui ).


Moulay Lahcene. / ALEX PIÑA



En un limbo legal. Es la situación en la que se encuentra un médico saharaui residente en Oviedo desde hace trece años, al que han retirado la nacionalidad española que un registro civil le concedió en 2006. Una situación rocambolesca cuyo último capítulo desencadenó en la retirada de su Documento Nacional de Identidad y Pasaporte. Moulay Lahcene Sidi Larbi, de 54 años, se ha quedado sin documentación, sin nacionalidad y con un mar de incertidumbre por delante.

La historia de este hombre, casado y padre de cinco hijos, se remonta a 2004 cuando llegó a España para labrarse un futuro profesional tras haber cursado los estudios de Medicina General y la especialidad de Aparato Digestivo en Ucrania. En territorio español homologó su título tras obtener un permiso de residencia en 2005 y fijó su hogar en Oviedo. Por motivos laborales, se trasladó a Lérida, donde pidió la nacionalidad española en el registro civil de Vielha. «Se la concedieron por ser saharaui nacido antes de 1975, cuando el Sáhara era colonia española», explicó su abogado, Miguel Roma. Para acreditar su condición, Moulay Lahcene presentó los documentos expedidos por la República Árabe Saharaui Democrática. En este punto arranca todo el problema. En 2005, el Registro Civil Central de Madrid cambió los criterios por los que se le concedió la nacionalidad a Moulay Lahcen. «Entienden que la República Árabe Saharaui Democrática no es un Estado por lo que los documentos no son válidos», detalló su letrado.

Arrancó así un proceso judicial en el que Moulay recurre la anulación de su nacionalidad. Los tribunales no se han pronunciado sobre el recurso por lo que la resolución aún no es firme y «por lo tanto sigue siendo español», reseñó Miguel Roma.

Sin embargo, hace unas semanas la Jefatura Superior de Policía de Asturias, según sus palabras, le citó para que entregara su DNI y pasaporte. A día de hoy se encuentra totalmente indocumentado.

Moulya Lahcene trabaja como médico interino en el Servicio Andaluz de Salud, concretamente en un centro de atención primaria de Torreperogil de Úbeda, Jaén. «El martes tengo una guardia y no sé cómo voy a ir porque no puedo conducir al no tener documentación», se lamentó Moulay cuya mayor preocupación es «qué le va a pasar a mi familia» ante una situación que, asegura, «me está afectando psicológicamente porque levo trece años en Oviedo, aquí tengo mi vida y es donde han nacido mis hijos. Temo por ellos y por mi mujer», se lamentó.

Hoy mismo, junto con su abogado, presentará un recurso de alzada a la Dirección General de la Policía «para que le devuelvan la documentación y si la han destruido que le expidan una nueva. También solicitaremos medidas cautelares y si no responden en treinta días iremos al Contencioso por una vulneración de los derechos fundamentales», concluyó Miguel Roma.



Fuente: El Comercio.