Reportaje | Los jóvenes saharauis reclaman en Bruselas acciones concretas.


Bruselas, 07/06/2018 ( El Confidencial Saharaui).

La diáspora saharaui reclama la independencia del Sáhara Occidental.


Pancarta durante la protesta de Bruselas/cedida 



Cientos de saharauis, entre los que predominan los jóvenes, han viajado hasta Bruselas procedentes del resto de Europa para asistir a la manifestación que reclama el cese de la explotación ilegal de los recursos naturales del Sáhara Occidental.

La comunidad saharaui en Europa ha protestado este jueves, 07 de junio, en Bruselas por la decisión de la Comisión Europea de mantener el acuerdo de pesca UE-Marruecos sin excluir entre sus tareas los territorios ocupados del Sáhara Occidental.

Así, la diáspora saharaui en Francia, España, Bélgica y resto de países europeos se ha dado cita en la plaza Shuman de Bruselas para reclamar la independencia del pueblo saharaui, y reclamar a la UE que no firme con Marruecos acuerdos que violan el derecho del pueblo saharaui. Además, los asistentes han denunciado que Europa es cómplice de na situación de estancamiento actual en la región.

Cabe recordar que la sentencia del Tribunal de la Justicia Europeo (TJCE) excluyó al Sáhara Occidental del acuerdo de pesca entre la Unión Europea y Marruecos. El Tribunal de Luxemburgo falló a favor del pueblo saharaui y prohíbe faenar en las aguas del Sáhara Occidental . Los europeos buscan ampliar este acuerdo cuanto antes, pero para eso los jueces han tenido que especificar que su marco jurídico no vale en el Sáhara Occidental sin consentimiento específico de la población saharaui.

El conflicto del Sáhara, desde su inicio, ha sido gestionado por la ONU sobre la base de las disposiciones del Capítulo VI (arreglo pacífico de controversias) y no sobre la base del Capítulo VII (uso de la fuerza). En otras palabras, el papel de la ONU y de sus tropas desplegadas sobre el terreno desde 1992 bajo la denominación MINURSO (Misión de la Naciones Unidas para el referéndum en el Sáhara Occidental) es únicamente el de un mediador y observador, en teoría neutral y sujeto a derecho internacional, que busca que las partes alcancen un acuerdo pero que no puede imponer ninguna solución.