.

''Poderoso caballero es Don Dinero.''

Por: S.M - El Confidencial Saharaui.

Desde 1992, desde aquel alto el fuego, nosotros los saharauis, seguimos luchando por conseguir nuestra independencia, por volver a nuestra querida tierra. El problema es que el invasor no nos lo permite. Vivimos en una especie de bucle infinito esperando a que órganos, instituciones u gobiernos nos concedan la independencia, lo que ignoramos es que a esos gobiernos más bien le importamos poco, solo miran por sus intereses y nos traicionan continuamente.


El problema no es que país nos apoye o nos defraude, el verdadero problema está en la trama que ha construido el régimen marroquí para implicar en el contencioso a toda Europa, Norteamérica, Medio Oriente, Latinoamérica y países africanos sin conocimiento de ello. ¿Cómo? Pues dándoles contratos y firmando acuerdos económicos para la explotación de nuestros recursos. 

De modo que tras la independencia, están implicados muchos gobiernos y corporaciones, y detrás de cada decisión o acuerdo que pasa por proclamar la independencia o el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui pasa por sacrificar la economía de los países mencionados arriba, que, lógicamente no estarían dispuestos a aceptarlo, ese es el dilema. Marruecos los metió a todos en el saco, de esta manera les fuerza a que siempre voten a su favor, por lo contrario su economía decaerá.

Es algo complejo, el régimen marroquí se las ha ingeniado para este entramado, por lo que cualquier país de los mencionados arriba siempre estará en nuestra contra debido a que su economía se verá afectada, por lo que defenderán antes a sus intereses que los nuestros. Aquí es cuando te das cuenta, que no solo estás luchando contra el enemigo marroquí, sino contra todo un imperio de gobiernos sin moral, ni ética ni escrúpulos y, entonces aquí surge el pesimismo. 

Pero si tiramos de la memoria histórica, nos damos cuenta que los derechos y libertades de los que hoy disfrutamos, las mejoras sociales, la educación y sanidad gratuita y pública se consiguieron mediante una revolución, por la valentía de personas que tuvieron el coraje de rebelarse y luchar contra el poder de turno que decidía sobre su vida y consiguieron ellos guiar sus propias vidas.

Entonces, reaparece el optimismo, renace ese ímpetu más fuerte que nunca por ir a pelear tu futuro, luchar por el. Y en eso los saharauis vamos sobrados con una experiencia de 40 años. Ya lo dijo Víctor Hugo, ''La insurrección es el acceso de furor de la verdad. A veces insurrección es resurrección.'' Quizás deberíamos ser la Francia de 1848 o la Rusia de 1917, pero todo pasa por rebelarse. Tenemos un duro camino, pero una recompensa gratificante. Hasta la victoria siempre, dijo un exitoso revolucionario.