Las «Vacaciones en paz 2018» de niños saharauis necesitan a 50 familias.





Los organizadores recuerdan que el programa, que lleva 28 ediciones en Asturias, facilita revisiones médica a los pequeños.

EFE

Asturias, 02/05/2018 - (El Confidencial Saharaui).

REDACCION 02/05/2018 15:57 H


El programa «Vacaciones en paz», que permite que 260 niños saharauis disfruten de dos meses de verano en el Principado de Asturias, necesita que se sumen 50 nuevas familias a esta iniciativa para cumplir con los objetivos del programa y acoger a todos los niños que forman parte del mismo.

El presidente de la Asociación Asturiana de Solidaridad con el Pueblo Saharaui, Alberto Suárez, ha señalado hoy que el objetivo de este programa es sacar a estos niños de las «difíciles condiciones» que supone pasar un verano en el Sahara, donde las temperaturas superan los 50 grados, y ofrecerles una alimentación saludable y reconocimientos médicos durante su estancia.

Este programa está sustentado por «cuatro patas»: las instituciones públicas, que financian íntegramente el programa, las familias que acogen a los niños, la delegación saharaui en Asturias, que actúa como interlocutora, y su asociación, ha explicado.

Suárez ha hecho un llamamiento a las familias asturianas, para que se sumen a esta iniciativa cuanto antes contactando a través del correo asturias.sahara@gmail.com ya que a finales de este mes se cerrará el plazo de inscripción al mismo.

En este acto también ha estado presente el delegado del Frente Polisario en Asturias, Yahya Edjil; la concejala de Atención a las Personas del Ayuntamiento de Oviedo, Marisa Ponga, y el consejero de Presidencia del Gobierno del Principado de Asturias, Guillermo Martínez.

Ponga ha indicado que el objetivo de este acto es llamar la atención de las familias dudosas o que desconocen el programa, para que se animen y acojan a estos niños.

En este sentido, ha subrayado que el programa reporta grandes «beneficios» tanto a familias como a niños, y que supone una muestra de solidaridad con el pueblo saharaui.

Por su parte, Martínez ha destacado el impacto que tiene este programa, que ya lleva 28 ediciones en la región, en las familias y en los niños, ya que les «da un respiro» y les permite acceder a unas buenas condiciones sanitarias y educativas durante estos meses.

Asimismo, ha resaltado que la administración regional aporta 440.000 euros para financiar este programa, y que en los últimos años ha supuesto una inversión total cercana a los 7 millones de euros, lo que demuestra el «compromiso y la obligación moral» que tiene el Principado con esta causa.