El Sáhara, ¿una región tan española como Cuenca?


Madrid, 03/05/2018 ( El Confidencial Saharaui) / Editado | Redacción y Reproducción de Mundubat.

La historia y la democracia española tienen una cuenta pendiente con un pueblo. El Sáhara Occidental todavía persigue el sueño de la autodeterminación. Tras más de cuatro décadas, España sigue siendo el país con la responsabilidad administrativa en la zona, pese a que su postura se acerque más a la de Marruecos.


Niñas saharauis EB los campamentos/agencias



Las heridas en la población del Sáhara Occidental están lejos de cerrarse. En el último capítulo del libro inacabado del colonialismo europeo, España todavía no ha escrito la última palabra. «El Derecho Internacional todavía reconoce a España como el país administrador del Sáhara Occidental».

En el año 1885 España reclamó en la Conferencia de Berlín la costa africana más cercana a las Islas Canarias. «Las relaciones con España en los primeros años fueron buenas, no tenía una política colonial tan agresiva como Francia», recuerda. De hecho, ese carácter más pacífico que otros hizo que no se expulsara a los españoles, como ocurrió anteriormente con Reino Unido y Portugal. Pero el pueblo saharaui comenzó a sentir la necesidad de ejercer su autodeterminación. Todavía no han tenido oportunidad para ello.

42 años han pasado desde que España quisiese deshacerse del Sáhara realizando unos tratados ilegales (Acuerdos de Madrid). España atravesaba una remodelación interna y se desentendió de lo que Carrero Blanco definió, en 1958, como «una región tan española como Cuenca».

Muchos son los políticos que han pasado por el poder en España desde la llegada de la democracia y nadie ha alzado la voz. La actual política de España con Marruecos muestra el apoyo total del Estado español a las tesis marroquíes sobre el Sáhara Occidental.

El Frente Polisario por su parte reconoce que la situación está estancada. Los intereses españoles se centran en los recursos pesqueros de la zona a pesar de la sentencia europea. Los saharauis lamentaron lo que considera injusto: No sólo nos abandonaron y dejaron a Marruecos matar a nuestro pueblo, sino que ahora es el país que busca explotar las riquezas del Sáhara Occidental.

El papel internacional en la descolonización del Sáhara.

Hay que entender el problema del Sáhara Occidental como un capítulo vergonzoso en la historia de todas las potencias. No sólo España y Marruecos. Tanto es así que la ocupación española estuvo supeditada al consentimiento francés, país que junto a Estados Unidos apoyó militarmente a Marruecos para la invasión, además de impulsar los polémicos ‘Acuerdos de Madrid' de 1975.

En la actualidad el pueblo saharaui sigue anhelando mayor presión internacional a Marruecos para aceptar el referéndum. Aunque en los últimos tiempos países como Estados Unidos optan por abrir vías a la autodeterminación.

Marruecos continúa poniendo trabas, llevan décadas alargando el proceso y evitando que se cumplan los derechos del pueblo saharaui.

No queda ninguna vía

Tras casi un siglo desde que la situación se convirtiera en insostenible por parte de España y con más de cuatro décadas incumpliendo a lo que exige el Derecho Internacional, el pueblo saharaui continúa refugiado y reprimido mientras espera una respuesta. Dos vías desbloquearían esta situación: la primera, que Marruecos acepte el referéndum. En segundo lugar, sentarse a negociar con el Frente Polisario ( El único representante legítimo del pueblo saharaui).

Todo ello pasa por la voluntad de España: Si algún gobierno de la potencia, todavía administrativa, quisiera reconocer el derecho de autodeterminación saharaui, la presión sobre Marruecos le obligaría a negociar para poner fin al sufrimiento de miles de refugiados que habitan la Hamada argelina. El Derecho Internacional señala a España como responsable de este pueblo ante la represión marroquí en los territorios ocupados y en los campos de refugiados.