El Polisario: "Es grave importar la crisis de Oriente Medio al norte de África".


Madrid, 03/05/2018 - ( El Confidencial Saharaui).


Marruecos anunció el 1 de mayo la ruptura de las relaciones diplomáticas con la República islámica de Irán. Rabat acusa a Teherán de facilitar la entrega de armas y municiones al Frente Polisario a través de Hezbolá. Desde entonces, las acusaciones entre las partes implicadas ​​han sido encadenadas.


Soldados saharauis durante festejos de 40 aniversario de RASD/AFP



Nasser Bourita, Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional de Marruecos, explica cómo ha llegado Marruecos a tomar esta decisión. " Hemos presentado a muchos países, incluida Irán, hechos, nombres, acciones, reuniones que muestran que Hezbolá, con la ayuda de la Embajada iraní en Argel, participó en sesiones de entrenamiento, dando entrenamiento militar, proporcionando armas, formando comandos para llevar a cabo una guerra de guerrillas contra Marruecos. Todo esto fue hecho en Tinduf, con elementos del Frente Polisario. Hemos reunido detenidamente todos estos datos. Los verificamos de forma cruzada, lo revisamos antes de tomar tal decisión", añade Bourita según RFI.

La organización libanesa, Hezbolá, negó inmediatamente, en un comunicado de prensa, las acusaciones invocadas por Rabat afirmando que la decisión fue por presión de Estados Unidos, Israel y Arabia Saudí.

Mohamed Jadad, coordinador del Frente Polisario con la Misión de las Naciones Unidas para el referéndum en el Sahara occidental, dijo que Marruecos está utilizado un pretexto para evadir el proceso de negociaciones sobre el Sáhara Occidental, que acaba de llamar el Consejo de seguridad de la ONU.

El Polisario no tiene ayuda militar de Irán o Hezbollah. Las reclamaciones marroquíes son más bien la expresión de un malestar en Marruecos, que acaba de ser sometido al escrutinio del Consejo de Seguridad, que exige que el proceso de negociación entre el Frente Polisario y Marruecos comience lo antes posible, y el Consejo fijó la fecha del 31 de octubre para reanudar el debate sobre la situación en el Sáhara Occidental. afirmó Jadad, añadiendo "sería temerario y muy arriesgado ver la crisis del Medio Oriente importada al norte de África. Es la puerta de entrada a Europa, a nadie le interesa seguir a Marruecos en esta lógica", ha asegurado el diplomático saharaui.