El Polisario acusa a Marruecos de embuste y exige que presente pruebas.



REDACCIÓN EFE

Actualizado a 01-05-2018 21:02

Argel, 1 may (EFE).- El Confidencial Saharaui.


Combatiente saharaui/ agencias



El Frente Polisario calificó hoy de "embuste de gran calado" la denuncia de Marruecos de que coopera con Irán en el terreno militar y desafió a Rabat a presentar pruebas de sus "falsas alegaciones".

En declaraciones a Efe, el portavoz del Polisario, Mohamad Hadad, señaló que el movimiento de Rabat obedece a un "oportunismo político mezquino" con el que pretende "eludir la negociación que la ONU le ha recordado debe emprender" sobre la cuestión del referéndum pendiente desde el acuerdo de alto el fuego de 1991.

El Gobierno marroquí anunció este martes la ruptura de relaciones diplomáticas con Irán, al que acusa de armar, financiar y formar al Frente Polisario a través de Hizbulá, el partido chií que domina en el Líbano.

La acusación se produce apenas 24 horas después de que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, acusara a Irán de fabricar armas nucleares y "obedece a una estrategia política similar", recordó a Efe otro fuente del Polisario.

"La resolución (de la ONU que insta a reanudar la negociación) los ha vuelto locos. Significa que están muy necesitados de la ayuda de Estados Unidos e Israel. Es una decisión loca que han tomado justo cuando Israel dice tener pruebas sobre el proyecto nuclear", explicó la fuente, que pidió no ser identificada.

En la misma línea, Hadad insistió en que "el Polisario nunca ha tenido relación militar alguna , ni ha recibido armas y mantenido contactos militares con Irán o Hizbulá".

"Es una mascarada y una gran mentira. Marruecos busca protección para desligarse del compromiso de la negociación" que debe desembocar en una consulta sobre la autodeterminación de la antigua colonia española, tal y como ha pedido la ONU, subrayó.

"Desafiamos a Marruecos a aportar la más mínima prueba. Marruecos vive en una locura y no sabe como salir de su obligación" de dialogar, concluyó.

El pasado 27 de abril, el Consejo de Seguridad de la ONU enfrió las aspiraciones de Rabat al dar una ventana de seis meses a Marruecos y al Frente Polisario para retomar las negociaciones sobre el Sáhara Occidental, subrayando la necesidad de avanzar hacia una solución "realista" y "viable".

Con doce votos a favor y tres abstenciones (de Rusia, China y Etiopía), el Consejo de Seguridad aprobó, además, una resolución que extiende por medio año el mandato de la Minurso -la misión de Naciones Unidas en la excolonia española- en lugar de los doce meses habituales.

Según los expertos, con este plazo más reducido busca enviar a las partes una "señal" de que la ONU quiere acabar urgentemente con el bloqueo y ver avances en las negociaciones, según defendió Estados Unidos, el promotor de la iniciativa.

Si no hay progresos, será necesario estudiar en profundidad la cuestión este otoño, pues no se puede permitir que se mantenga esta situación de bloqueo, advirtió Washington.