Un proyecto de resolución de Estados Unidos sobre Sáhara provoca pánico en Marruecos.



Nueva York, 20/04/2018 - ( El Confidencial Saharaui).

Nikki Haley, embajadora de EEUU ante la ONU/AGENCIA.


El pasado 17 de abril, previamente al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, un proyecto de resolución de Estados Unidos sobre la situación en el Sáhara Occidental ha creado una enorme polémica.

El proyecto busca revivir las negociaciones entre el Frente Polisario y Marruecos, de acuerdo con la agencia Efe, la resolución propuesta por los Estados Unidos, en un principio, con el grupo de Amigos del Sáhara Occidental y luego, al Consejo de Seguridad de la ONU.

EEUU propuso al Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto de resolución que ha extendido el pánico en Marruecos. Muy firmes, durante al menos una década, en el conflicto del Sáhara Occidental, los estadounidenses prácticamente han bañado las esperanzas de Marruecos de verlos apoyar su plan de alterar el status quo en los territorios liberados saharauis.

Washington ha comprendido rápidamente que la acusación de que los saharauis han violado el alto el fuego propuesto por Rabat para emprender acciones militares contra las posiciones del Frente Polisario es, de hecho, únicamente un pretexto para mantener bajo ocupación marroquí, los territorios del Sáhara.

Según revelan fuentes diplomáticas, el representante permanente de Estados Unidos, ante el Consejo de Seguridad, ha rechazado rotundamente cualquier mención en su proyecto de resolución de cualquier violación por el cese del fuego por la parte saharaui.

No es necesario recordar que el "Jaque" americano ha decepcionado a Francia, aliado incondicional e histórico de Marruecos, que también quiere que la comunidad internacional señale al Frente Polisario. En su apoyo, Francia parecía aún dispuesto a apoyar una ofensiva militar marroquí contra los saharauis y tomar el riesgo y desestabilizar aún más la región. En este sentido, la Administración de los Estados Unidos hizo que todos entendieran que no deseaban conflictos en la región.

Lo que es aún más perturbador para el "Majzen" en la propuesta estadounidense, es la insistencia en partir desde las negociaciones diplomáticas, ya que son el único marco legítimo para abordar la cuestión del Sáhara Occidental y poder garantizar al pueblo saharaui el ejercicio de su derecho a la autodeterminación, pese al rechazo rotundo de Marruecos.

La presidencia rotativa del Consejo de Seguridad de la ONU también ha distribuido, según se expone, en una carta enviada por el Frente Polisario al Consejo. Esta misiva tiene la ventaja de desmantelar una por una las acusaciones marroquíes sobre una supuesta violación por parte de los saharauis del alto el fuego y demostrar por A + B que esta fue solo una maniobra destinada a desviar la atención del Consejo de Seguridad a los problemas reales del estancamiento actual del conflicto. Un punto muerto que Marruecos tiene la plena responsabilidad.