Rabat transmite a Argel a través de embajador europeo que intervendrá militarmente en el Sáhara Occidental.



Argel, 07/04/2018 - ElConfidencialSaharaui.Com /  Midle East Eye. Redacción ECS.


Un embajador europeo en Argel habría servido como vocero de Marruecos para amenazar a Argelia: "Si el Frente Polisario no se retira de la zona al este del muro de defensa, Rabat se verá obligada a atacar militarmente", informa Midle Easte Eye.


Enviado de ONU a su llegada a Auserd en Sáhara/AFP


De acuerdo a la información recogida por la misma fuente, Marruecos informó a Argelia a través de canales diplomáticos europeos que intervendrá militarmente en el Sáhara Occidental si las fuerzas saharauis no se alejan de la zona de amortiguación.

Y para transmitir este mensaje, Rabat utilizó como intermediario a embajador de un país europeo en Argel capital, según reveló una fuente diplomática argelina.

El pasado 01 de abril, Marruecos había alertado al Consejo de Seguridad de la ONU sobre una supuesta incursión por parte de combatientes del Ejército saharaui en la localidad de Mahbes, al noreste del Sáhara Occidental, en violación del acuerdo militar número uno del alto el fuego.

Asimismo, el Ministro marroquí de Asuntos Exteriores, Nasser Bourita, entregó al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, una carta del rey Mohammed VI expresando "el firme y decidido rechazo de estas provocaciones e incursiones inaceptables".

La Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) negó las acusaciones, diciendo que "no se había observado ningún movimiento de elementos militares" en esta área, luego el jefe de la diplomacia marroquí contraatacó de nuevo este miércoles a la ONU mostrando fotos de Google Maps que muestran el progreso de la construcción en el área de Tifariti y Bir Lahlou, añade la misma fuente.

Estas dos localidades, a diferencia de Mahbes, no se encuentran en la zona de amortiguación, que está limitada a la cinta de cinco kilómetros que bordea el muro de seguridad. El Frente Polisario llama todo el territorio situado al este del muro, y que incluye Tifariti y Bir Lahlou, "Territorios Liberados". Marruecos califica estos territorios como una "zona de amortiguación".

Cuestión de "descolonización".


La presencia del Ejército saharaui en Tifariti y Bir Lahlou no es nueva. En agosto de 1991, poco antes de la firma del alto el fuego, la fuerza aérea marroquí bombardeó Tifariti cuando los elementos de ingeniería civil del Frente Polisario han comenzado la construcción.

Los bombardeos causaron la muerte de docenas de civiles y soldados saharauis, así como la muerte de dos soldados marroquíes. La ocupación de esta localidad tiene una gran carga política, histórica y emocional para el Frente Polisario.

Es además de Bir Lahlou, que cuenta con varias estructuras civiles y militares del Polisario, que este último quiere mover la sede de la Presidencia, Defensa y otras instituciones saharauis

Marruecos está indignado por la presencia de los saharauis en estas dos localidades. El evento más o menos inédito - y que obviamente ha motivado la reacción marroquí- fue la presencia de elementos civiles de una ONG en Mahbes el pasado jueves 29 de marzo. Entonces Rabat aprovechó la oportunidad para reactivar su reclamo de que el Frente Polisario se retira del este del muro.

Por su parte el ministro de Relaciones Exteriores de Argelia, Abdelkader Messahel, "se negó a comentar sobre la intención marroquí expresada por este embajador e incluso consideró que no tenía ningún valor", aseguró la fuente diplomática a MEE. "Primero porque Argelia tiene una relación diplomática con Marruecos, hubiera sido preferible que Rabat lo aprovechase a través del embajador marroquí en Argel, o a través del Ministro de Asuntos Exteriores marroquí.

Para Argel, la cuestión del Sáhara Occidental es una cuestión de "descolonización" en manos de la ONU.

Claramente, las autoridades argelinas "toman muy en serio las amenazas de Marruecos y estudian todos los escenarios posibles", recalca la misma fuente. Incluyendo un posible enfrentamiento bélico entre las Fuerzas Armadas Reales de Marruecos (FAR) y las fuerzas saharauis.

"Un paso peligroso"

Messahel refutó las acusaciones de Marruecos y describió la escalada verbal de Rabat "paso peligroso dirigida a socavar los esfuerzos del enviado de la ONU para reactivar el proceso de negociaciones."

El lunes, Brahim Ghali, presidente de la RASD, dijo que el Ejército Popular de Liberación Saharaui (ALPS) está listo "para responder a cualquier intento de la ocupación marroquí de socavar los territorios liberados o para cambiar el estatu quo firmado en 1991. "

Según una fuente de seguridad argelina, según MEE, Marruecos no busca desencadenar una guerra, Rabat busca cambiar las "reglas de enfrentamientos". "Desde el alto el fuego entre Marruecos y el Frente Polisario, se admite que el Frente Polisario es libre de trasladarse a zonas no ocupadas por los marroquíes. Y eso es lo que Rabat quiere cambiar.

"Por una intervención militar, Marruecos quiere recuperar la zona de amortiguación y las zonas liberadas para decir que ya no existen los saharauis, y que solo queda el territorio marroquí. Desalojar a los saharauis de las zonas liberadas, bajo el control del Polisario e impone un nuevo estatu quo", concluye la fuente diplomática argelina.