Dos años de un proyecto que sigue ilusionando.


Cáceres, 20/04/2018 - (El Confidencial Saharaui).


Durante la charla en el colegio/ Olga


Hoy visitamos 
de nuevo el colegio de san calixto en plasencia para acercar a los chicos de primero de la eso la realidad de un mundo desconocido para ellos EL PUEBLO SAHARAUI. 

Podemos decir que gracias a este colegio hace ya 3 años, realizamos un primer proyecto de ayuda a este pueblo y resulto tan satisfactorio para nosotras que decidimos seguir desarollando proyectos similares Asi sucedió.

Aún nuestro avión no habia despegado de Tinduf y ya nuestras cabezas daban vueltas buscando la forma de financiar algún proyecto de ayuda a ese necesitado pueblo para el siguiente año. Compartíamos experiencias vividas esos días con personas veteranas en el campo de la cooperación.

  • La idea surgió de esas conversaciones y nada mas aterrizar en suelo español nos pusimos manos a la obra. Ali que así se llama quien nos ayudó en nuestros comienzos, nos aseguraba que su madre era capaz de hacer un salon de melfas en una tarde. Manos a la costura, la familia de ali comenzó a trabajar. 

Y así transcurrieron los primeros meses. Las redes sociales se encargaron de mostrar al mundo de lo que cualquier persona es capaz de hacer si se lo propone, con trabajo, constancia y cariño. Poco a poco fuimos incorporando mas familias al proyecto hasta llegar al numero de 14 costureras, un conductor que repartía el trabajo por las diferentes wilayas y una encargada que es nuestra mano derecha alli.

Poco a poco continuan formandose nuevas incoorporaciones al equipo de costureras, asi iremos sumando hasta donde el proyecto alcance.
Envíamos a los campamentos maquinas de coser que en ocasiones son donadas y en otras compradas, como tambien atendemos a las peticiones de ropita, carritos o ayuda para esas familias mas necesitadas.

Adquiriendo un precioso pañuelo se colabora con un proyecto solidario que a parte de la importancia económica que tiene para estas familias saharauis, las mantiene ilusionadas en una ocupación.

Las jornadas de trabajo se convierten en ratos de charla y reunión entre mujeres.
En ocasiones, cuando ven alguna foto de los pareos que ellas mismas cosieron expuestos en unas preciosas playas se sienten orgullosas. Parte de ellas viaja libre alrededor del mundo. Y es que asi es... melfas para un sueño.