.

Así expulsaron las tropas del Frente Polisario a Mauritania del Sáhara Occidental.

Sáhara Occidental. - 12/11/17 - El Confidencial Saharaui.


Breve crónica de cómo lucharon los combatientes saharauis al incio de la ocupación contra dos ejércitos, protegieron a su población y lograron parar los pies a los invasores, provocando la marcha de uno de ellos mientras que otro pidió ayuda urgente.


El 27 de Noviembre de 1976, tropas mauritanas y marroquíes empiezan a ocupar las ciudades de Smara, el 11 de Diciembre El Aaiún, el 20 de diciembre La Güera y el 9 de Enero Villa Cisneros.

Los saharauis empiezan a abandonar las ciudades entre Noviembre de 1975 y Febrero de 1976 para instalarse en el desierto. Tras los bombardeos marroquíes de los campos, finalmente terminarían en campos de refugiados en Argelia, por lo que el Polisario se ve obligado, por un lado, a combatir con su táctica de guerra de guerrillas a los dos ejércitos invasores, y por otro, a realizar las labores de escolta de las columnas de refugiados, siendo el propio El Uali el que organiza y lidera tanto las labores de escolta como la primera organización básica de los campamentos en la Hammada argelina. El 26 de febrero de 1976, los últimos soldados españoles abandonaban el Sáhara Occidental. Aquella misma noche, cuando las tropas marroquíes ya habían entrado en el territorio, el Frente Polisario proclamaba la constitución de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y el 14 de Abril, Mauritania y Marruecos firmaban un acuerdo en Rabat por el que se repartían el país: los dos tercios del norte para Marruecos y el tercio sur para Mauritania.


El Polisario, con nuevas armas procedentes de Libia, Argelia y la Unión Soviética, recrudeció la guerra de guerrillas contra los ejércitos de Marruecos y Mauritania que a pesar de que tenían mayores fuerzas y armamentos de origen español y francés, les ocasionó importantes daños. Una de las tácticas más usadas por los combatientes saharauis eran las razzias, que consiste en un ataque sorpresa de forma violenta, a veces desde centenares de kilómetros, contra objetivos militares enemigos como las guarniciones marroquíes de Tarfaya, Amgala o Guelta Zemmur u objetivos económicos estratégicos como la cinta transportadora de las minas de fosfatos de Bou Craa, las minas de hierro de Zouerat y el tren que transporta el mineral al puerto de Nuadibú. También ocasionaron daños los francotiradores saharauis.












Mauritania, ya muy debilitada por las incursiones del Frente Polisario, sufre el 8 de junio de 1976, lo que sería el golpe final. Alrededor de 200 guerrilleros saharauis liderados por El Luali recorren 1.000 kilómetros por el desierto y atacan Nuakchott, la capital mauritana. Bombardean el Palacio Presidencial con morteros. El ejército de Mauritania se apresura en llegar y los combatientes saharauis se dividen en varios grupos, uno de ellos se dirige a las instalaciones hidráulicas localizada en Benichab que abastecen agua a todo el país.


Los ataques contra Mauritania y Marruecos seguirían, logrando el 5 de agosto de 1979 la expulsión de Mauritania de la guerra y que esta cediese su parte del Sáhara Occidental al Frente Polisario. El 24 de ese mismo mes, los combatientes del Frente Polisario se hacían con la guarnición marroquí de Lebuirat, provocando la alarma en Rabat que pidió ayuda a Israel, Estados Unidos y Arabía Saudí en vista de que estaba perdiendo la guerra y Mauritania firmó la paz con el Sáhara Occidental en 1984.