.

África apela a Europa a invertir en su juventud para frenar un éxodo


Abiyán (Costa de Marfil), 29 nov (EFE).- ElConfidenciaSaharaui.com | Cumbre UAUE




Foto de recuerdo de jefes de Estado de UA-UE


La Unión Africana (UA) apeló hoy directamente a los líderes europeos a que inviertan en su juventud para el futuro de ambos continentes y así frenar el éxodo de África a Europa.

Durante la quinta cumbre euroafricana, que se celebra en Abiyán, la capital económica de Costa de Marfil, el presidente en ejercicio de la UA, el guineano Alpha Condé, aseguró que "son más necesarios que nunca promover unos mecanismos para los jóvenes", y sobre todo "para las mujeres y la protección de las niñas" por el aumento demográfico que habrá en el continente africano.

Bajo el lema de la cumbre, la primera que se celebra en un país subsahariano, "Invertir en la juventud para un desarrollo sostenible", el líder africano ha insistido en la educación de los jóvenes africanos.

"África ha decidido hablar con una misma voz y tomar las riendas de su destino", afirmó Condé, en una declaración antes de cuya lectura se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas del ataque terrorista cometido el pasado día 24 contra una mezquita en el Sinaí egipcio, en el que murieron más de 300 personas, así como "por todas las víctimas del terrorismo en el mundo".

El 60 % de la población en África tiene menos de 25 años y más del 31 % de los jóvenes africanos no encuentra trabajo, una cuestión que preocupa al continente y sobre la que Europa debe tener conciencia, indicó el presidente de la comisión de la UA, Moussa Faki Mahamat.

Mahamat adujo que "sin una gran inversión en esta juventud africana, Africa y Europa no tendrán futuro".

Según Mahamat, "nuestra juventud es una ventaja" y ellos, los jóvenes, "deben estar en el centro de nuestras acciones".

Asimismo, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha señalado la necesidad de que el plan de inversiones dé "soluciones concretas para la juventud africana" y no se quede "en meras buenas intenciones".

El hecho de apostar por la juventud es la prioridad en este encuentro para que ellos no decidan acudir a "esas embarcaciones de la muerte", como les ha llamado Mahamat, hacia Europa.

Tanto los líderes africanos como los europeos se refirieron al escándalo destapado por la cadena estadounidense CNN sobre una supuesta venta de personas de origen subsahariano como esclavos en un lugar no especificado en Libia, y este escenario debe ser el "punto de partida" para encontrar una solución entre los dos continentes sobre ese país magrebí.

Por su parte, el presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, se refirió a la situación en Libia como "inaceptable".

"Frente a este drama despreciable", al que definió como "el peor de la historia de la humanidad" el presidente hizo un llamamiento a la "responsabilidad colectiva" y a tomar "medidas urgentes" para poner "fin a esta práctica e intensificar nuestros esfuerzos para desmantelar a los traficantes" de seres humanos.

Otro de los principales desafíos a los que ha hecho mención los líderes africanos es a la lucha contra el terrorismo.

Condé ha alabado el papel de Francia en el Sahel y quien respalda a la nueva fuerza conjunta del G5 Sahel, integrada por Mauritania, Mali, Burkina, Níger y Chad y que se desplegará en Mali.

"África ha conocido en 2015 y 2016 los peores años desde el comienzo del siglo" XXI, subrayó Condé.

Otro de los retos primordiales en esta cumbre es la amenaza del cambio climático, que también provoca el movimiento migratorio por la desertificación y sequía.

En general, los representantes africanos han aseverado que todos estos grandes objetivos para el continente africano "son los mismos" que para Europa y que es necesario buscar medios financieros "duraderos" y que aumente la inversión europea en el continente.

En la cumbre de Abiyán se han sentado en una misma sala el rey Mohamed VI de Marruecos y el presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Brahim Ghali, después de que Marruecos retornara este año a la UA, de la que permaneció ausente de manera voluntaria desde 1985, precisamente por la cuestión saharahui.

La presencia del monarca alauí, que por protocolo siempre era mencionado el primero al comenzar las alocuciones, ha sido saludada por los líderes africanos porque al fin "África está unida", según adujo Mahamat.