.

La Guardia Civil denuncia la aparición de arena del Sáhara Occidental en las playas de Islas Canarias.

Gran Canarias. - 28/07/2017 - El Confidencial Saharaui
La Guardia Civil denuncia la sustracción de Anfi Group de arena del Sáhara Occidental para repoblar playas, construir playas artificiales en Islas Canarias y para abastecer otros sectores como la construcción y vidriería. La GC ha iniciado una investigación, ha detenido las obras en la playa y vetado la entrada.
Playa del Tauro, una de las señaladas. Vallada por la GC.

Las autoridades españolas han puesto en marcha una investigación contra la multinacional Anfi Group por comercializar ilegalmente arena del desierto del Sáhara Occidental hacia playas de Gran Canaria. Se trata de una sustracción de 70.000 toneladas de arena provenientes del Sáhara Occidental. 7Anfi Group insiste en que no ha hecho nada malo, por otra parte, los expertos en derechos humanos afirman que si la arena procede del estado ocupado a través de aguas canarias, entonces sería una clara violación del derecho internacional y de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU por parte del tribunal internacional de justicia. 
"Las decisiones de la Corte Internacional de Justicia fueron bastante claras: no se puede explotar los recursos naturales en los territorios ocupados a menos que los beneficios vayan en beneficio de la población local", dijo el Profesor Stephen Zunes, experto en la situación del Sáhara Occidental .
El comercio con el Sáhara Occidental ha sido enormemente polémico, ya que ha sido ocupado por Marruecos durante más de 40 años. En diciembre, el más alto tribunal de Europa declaró que el comercio de productos agrícolas y pesqueros procedentes del Sáhara Occidental era ilegal. Iniciando la marcha de centenares de empresas de la zona en disputa
Anfi Group imaginaba un nuevo paisaje paradisiaco localiza en el Valle del Tauro. El proyecto consistía en repoblar la zona costera con arena, ya que estaba constituida con piedras.
A pesar de que el comercio de arena es abundante, la arena es muy escasa, muy demandada por sectores como la construcción, vidrieras, electrónica, e incluso para la recuperación de tierras en Asia.


A Anfi Grupo no le permitieron sacar arena de una playa localizada a 300 metros de Gran Canarias y tuvo que buscar más lejos. El portavoz de la multinacional, Rubén Reja se defendió alegando  ambigüedad al decir "arena del Sahara", lo que implicaba que podría haber venido de Marruecos, e insistiendo en que esta era "una práctica normal" para las Islas Canarias.
"No podíamos comprar nada aquí en Canaria.s La arena ha sido traída desde el Sáhara por una empresa local que se especializa en este negocio", dijo, añadiendo que la compañía tenía "todos los permisos y ha cumplido con todos los requisitos legales". dijo Reja.
El servicio de protección ambiental de la Guardia Civil española, Seprona, en total desacuerdo con la multinacional Anfi Group y su jefe en Las Palmas, el teniente Germán García, dijo que habían interceptado un buque holandés operado por la naviera Eemswerken que entregaba la arena del Sáhara Occidental.
"La arena fue traída ilegalmente, fue descargada sin control alguno ni legal.", dijo García, teniente de la Guardia Civil.
Eemswerken no respondió a las reiteradas llamadas de las autoridades ni de los medios. Cabe destacar que en su propio sitio web anunciaban en mayo del año pasado que un buque transportaría "100.000 toneladas de arena del Sahara desde Marruecos, El-Aaiún a Las Palmas". El-Aaiún es la capital del Sahara Occidental ocupada por Marruecos. Lo que no deja lugar a dudas que la arena provenía del territorio ocupado.


A pesar de que la visita de científicos, periodistas o especialistas a los territorios ocupados está muy controlada por Marruecos, quien ejerce una presión a estos mediante puestos de control y una vigilancia masiva desde que aterrizan en El Aaiún.
El pasado Abril, un periodista intentó recoger muestras de arena del desierto del Sáhara Occidental, pero fue detenido por las autoridades marroquíes ya que está prohibido recoger muestras de arena.
Sin embargo, una muestra fue sacada de contrabando y analizada por el catedrático en Geología, Valentin R. Troll de la Universidad de Uppsala de Suecia, especialista en geología de Canarias, que confirmó que la arena de las playas de Tauro eran mineralógicamente "muy similar" a las muestras provenientes del Sáhara Occidental, al igual que la arena de otras playas artificiales de Canarias. No toda la arena sustraída del Sáhara Occidental acaba en la playa de Tauro, también hay evidencia de arena que se suministra a la industria de la construcción en las Islas Canarias.
Fuentes locales dicen que la arena es simplemente recogida de las playas, mientras que otros dicen que se adquiere de los lechos de los ríos fuera de El-Aaiún. 
Una serie de regiones y municipios españoles, incluida la capital de Gran Canaria, Las Palmas, han aprobado en las últimas semanas declaraciones en las que se exige el cese del comercio de recursos naturales del Sáhara Occidental.
De momento, la Guardia Civil ha detenido las obras en la playa de Tauro y han vetado la entrada incluso a los miembros de Anfi Group, que están siendo investigados por expropiación e incumplimiento de las leyes del comercio internacional.
"En ausencia de un embargo, las empresas sienten que pueden hacer lo que quieran", dijo Erik Hagen de Western Sahara Resource Watch, "Los principios del derecho internacional se aplican, pero no hay consecuencias legales para las empresas involucradas".