.

El macrojuicio de saharauis de "Gdaim Izik" queda visto para sentencia.








El juicio contra un grupo de independentistas saharauis procesados por la muerte de once agentes de orden marroquíes (versión marroquí) en el proceso de "Gdaim Izik" ha quedado hoy visto para sentencia, que se conocerá esta noche.



Rabat, 18 jul (EFE).- Editado. ElConfidencialSaharaui.com | Juicio de Gdeim Izik.


Imagen relacionada
Durante el desmantelamiento de Gdeik Izik/Arhcivo


El juicio contra un grupo de 24 saharauis procesados por la muerte de once agentes de orden marroquíes en el proceso de "Gdaim Izik" ha quedado hoy visto para sentencia, que se conocerá esta noche.

El juez del Tribunal de Apelación de Salé, ciudad vecina de Rabat, se retiró a deliberar tras haber escuchado en la sesión de hoy la última palabra de los cuatro abogados defensores de los acusados.

El juez ofreció el derecho a la última palabra a los abogados defensores en este proceso que se desarrolló desde el pasado mes de mayo en ausencia de los acusados, que decidieron boicotear el caso y rechazaron asistir a las audiencias.

Los actuales abogados defensores son de oficio y fueron designados por el tribunal después de la retirada de un grupo anterior de letrados del juicio a petición de los acusados.

Los abogados defensores coincidieron hoy en pedir la absolución de sus clientes e insistieron en la "ausencia de pruebas suficientes" contra los acusados.

En la anterior audiencia, el juez escuchó las réplicas de la Fiscalía General, que pidió la aplicación de las máximas penas previstas en la ley contra los acusados; mientras que los abogados de la parte civil solicitaron en la misma sesión añadir un nuevo delito por "atentar contra la seguridad del Estado".

Los 24 independentistas saharauis procesados en este juicio son acusados de "formar una banda criminal", "usar la violencia contra las fuerzas del orden mientras ejercían su función" y asesinato.

El caso de uno de ellos, que se encuentra en libertad provisional y que no pudo asistir al juicio por tener problemas sanitarios, fue pospuesto al próximo 27 de septiembre.

Los 24 acusados ya fueron juzgados en un Tribunal Militar en 2013 y condenados a duras penas de entre 20 años y cadena perpetua, pero el Tribunal de Casación marroquí ordenó repetir el juicio.