.

Día Mundial del Refugiado | Los saharauis también somos refugiados.




Madrid, 20/06/2017 - ElConfidencialSaharaui.com | Día mundial del refugiado.



ACNUR cifra el número de refugiados en el suoeste de Argelia, frontera del Sáhara Occidental, en 200 mil de personas.


refugiados saharauis
Foto de ACNUR/Archivo de ECS


El dato de refugiados y desplazados forzosos en el mundo rompe un récord. En el año pasado el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha contabilizado 65,6 millones de desplazados forzosos, entre ellos más de 200 mil saharauis, obligados por la guerra, la inseguridad o la miseria, un 10,3 millones más que en 2015. Una cifra "sin precedentes".

Los refugiados saharauis comenzaron a llegar a los campamentos de Tindouf, al oeste de Argelia, desde mediados de los años 70. Allí se construyeron una buena parte de los campamentos.

Han organizado un estado en el exilio. Casi toda la población vive en jaimas o en construcciones de adobe, sin servicios de agua potable y con total falta de medios de subsistencia en medio de un lugar remoto en donde las temperaturas en verano alcanzan fácilmente los 40 grados y a veces hasta superan los 50.

Actualmente existen cinco campos de refugiados (wilayas) distribuidos por toda la región: Auserd, Dajla, El Aaiún, Bojador y Smara. La capital administrativa es Rabunidonde se encuentran los servicios de administración, presidencia y ministerios. Entre cada wilaya existen entre unos 20 ó 50 kilómetros de distancia, excepto Dajla que está a unos 190 kilómetros. Cada wilaya se divide en pequeños grupos de población llamados 'dairas' y a su vez cada 'daira' está compuesta por 4 barrios. En cada 'daira' una guardería y una escuela primaria.

Aunque la cifra varía año tras año, aproximadamente se calcula que en la actualidad estos campos acogen a más de 200.000 refugiados. La crisis humanitaria desatada tras la ocupación de esta zona es una de las más duraderas de la historia. 

La población más afectada por la situación es la de la 3 edad, niños y mujeres con anemia y desnutrición. Cada mes las familias reciben una cantidad de alimentos básicos y de primera necesidad, pero no es del todo suficiente, por lo que La ayuda humanitaria internacional es vital e importante. La sanidad también es un punto débil, por ello muchos saharauis se están formando para ser auxiliares de enfermería y se han construido varios hospitales y clínicas para proporcionar los servicios básicos y paliar la situación. gracias a estas acciones, cada vez son menos los casos de malnutrición y enfermedades gracias a las políticas de alimentación y salud adoptadas.

Marruecos, quien ocupa el territorio, es el responsable de que en los últimos 25 años no haya ningún progreso para garantizar el retorno de estas familias a su propia tierra. Es más, dificultan la atención diaria y la asistencia básica, en especial de niños, mujeres embarazadas y ancianos.

Aunque los refugiados buscan cada día nuevas formas de subsistencia, la perspectiva que impera en los campos es una sola: la espera. La paciencia empieza a agotarse en los campamentos, especialmente entre los más jóvenes. La falta de horizonte es asfixiante: la gran mayoría tienen estudios secundarios, algunos incluso son licenciados y/o doctorados en Argelia, España o Cuba. Pero en Tindouf muy pocos pueden poner en práctica sus conocimientos. El margen de maniobra es tan limitado, que dependen casi en exclusiva de lo que les proporcionan los equipos de atención y las ayudas humanitarias.

Los empleos a los que tienen acceso son precarios y los salarios no alcanzan para cubrir sus necesidades. En los alrededores no proliferan las opciones laborales, por lo que algunos han tenido que adentrarse en Argelia o, en otros casos, migrar a países como España y Cuba entre otros desde donde envían remesas que suponen una valiosa fuente de ingresos para algunas familias. A pesar de ello, solo unos pocos lo consiguen.

La economía de los campos de refugiados depende en gran medida de la cooperación internacional, que en la actualidad ha disminuido por la aparición de otras crisis humanitarias, como por ejemplo la guerra de Siria, los conflictos en Oriente Próximo y por el bloqueo que sufren.