.

Canadá y el saqueo de los recursos naturales de "la última colonia de África".





Madrid, 23/06/2017 - ElConfidencialSaharaui.com | Recursos naturales del Sáhara Occidental.


Por Mitchell Anderson y publicado en TheTyee.ca.



Un carguero lleno de fosfatos está a punto de descargar en el norte de Vancouver, Canada. Una nación africana reclama la carga.


Sahrawi.jpg
Saharauis viven en campos de refugiados, mientras que Marruecos vende recursos a los compradores canadienses. Foto de la Comisión Europea , con licencia Creative Commons.


Un buque de carga que transportaba 55.000 toneladas de rocas fosfóricas atracará en los próximos días en North Vancouver. El cargamento aparentemente pertenece a la multinacional canadiense "Agrium Inc" adquirida por el gigante marroquí "OCP Group" para la producción de fertilizantes.

Esta entrega inocua de minerales industriales involucra a casi 300.000 personas indígenas desplazadas de la última colonia de África y la complicidad de Canadá en una crisis de refugiados desde hace más de 4 décadas.

El buque granelero MV Ultra Innovation está llevando minerales de los territorios ocupados del Sáhara Occidental.

Unos 120.000 saharauis siguen existiendo en los campos de refugiados 40 años más tarde, mientras que un número similar sufre la ocupación militar detrás de una berma de 2.700 kilómetros - la estructura fortificada más larga del mundo, erizada con más de cinco millones de minas terrestres.

El Frente Polisario, que busca la independencia del territorio, luchó contra la invasión marroquí. Un alto el fuego negociado en 1991 incluía un referéndum de autodeterminación, donde el pueblo saharaui pueda decidir sobre su futuro, puso fin a la guerra, pero no se llevó a cabo esta consulta.

Canadá no reconoce el gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), que reclama la soberanía sobre su tierra ancestral.

Sin embargo, algunas otras 80 naciones, y la Unión Africana, han reconocido al gobierno de la RASD. Los refugiados saharauis en condiciones miserables observan que la riqueza mineral de su tierra natal se vende a empresas de países dispuestos a hacer negocios en esas condiciones moralmente comprometidos - incluyendo Canadá.

Canadá tiene un registro loable de liderazgo internacional en temas como las minas terrestres, los productos químicos que agotan el ozono y el apartheid. Pero cuando se trata de la situación enconada en el Sáhara Occidental, Canadá está ausente.

Países como Noruega y los EE.UU. Especificamente han excluidos los recursos y los productos procedentes de los territorios ocupados del Sáhara Occidental de los acuerdos de libre comercio con Marruecos. Canadá mantiene un conspicuo silencio sobre el asunto ya que las negociaciones avanzan hacia un acuerdo de libre comercio con este país cuyo ejército sigue ocupando el Sáhara.

En 2010, el plan nacional de pensiones de Noruega ha despojado de sus inversiones en empresas como Potash Corp de la compra de fosfato del Sáhara Occidental. Otro fondo de pensiones noruego, KLP, tiró de los fondos de Agrium en 2014 por la misma razón, estableciendo que tales compras son “consideradas para representar un riesgo inaceptable de contribuir a violaciónes de las normas éticas básicas.”

En cambio, el Plan de Pensiones de Canadá parece indiferente a tales normas éticas “invertir más de 200 millones de dólares dinero de los contribuyentes en Agrium y Potasa Corp".

La empresa de la Corona también alberga una página web la promoción de sus actividades en Marruecos, incluyendo un mapa que, a pesar de una línea de puntos crípticos, muestra el Sáhara Occidental como parte del territorio marroquí, donde las empresas canadienses pueden beneficiarse con la ayuda de la EDC.

Las cuestiones morales, obviamente, no han frenado el comercio canadiense con Marruecos en productos procedentes del Sahara Occidental, pero otros acontecimientos podrán intervenir pronto.Varios casos legales internacionales desafían las cargas de fosfato que se envían desde el Sahara Occidental.

Un tribunal sudafricano ha detenido recientemente un buque NM flor , con destino a Nueva Zelanda, cuando se detuvo a repostar en Port Elizabeth. Después de 45 días de detención, una sentencia de tres jueces dictaminó el 15 de junio en la audiencia preliminar que:

“Marruecos no tiene ninguna soberanía sobre el Sahara Occidental ... llegamos a la conclusión de que Marruecos no ejerce ninguna soberanía sobre el territorio saharaui.” Los jueces también acusan a la empresa estatal marroquí de minerales OCP Group de "haber extraído el fosfato del Sahara occidental sin el consentimiento de sus habitantes.

El caso pasa ahora a un juicio completo en Sudáfrica mientras el buque permanece anclado, costando a los propietarios 10.000 de dólares por día.

El Ultra Innovation MV con destino a Vancouver, Canadà, también fue detenido al pasar por el Canal de Panamá debido a un desafío de corte similar. Fue puesto en libertad bajo fianza mientras el caso se apela a un tribunal panameño superior.

Ningún caso similar podría ser llevado en Canadá porque el gobierno no reconoce a la República Árabe Saharaui Democrática, que por lo tanto no tiene capacidad legal.

La RASD ha lanzado esta semana un importante aviso para empresas como Agrium, ha difundido un comunicado que pone a los armadores y compradores de fosfato sobre aviso de que ellos pueden esperar acciones judiciales futuras.

“El gobierno de la RASD declara; que ejercerá medidas legales sobre el transporte de los recursos naturales del Sàhara Occidental ocupado para llevar a cabo una acción legal “, dijo el comunicado.

En el comunicado, Enhamed Jadad dijo que “el pueblo saharaui ha soportado pacientemente el compromiso de las Naciones Unidas a un proceso de autodeterminación en la última colonia de África.

Los ùltimos acontecimientos se basan en un importante fallo de la TJUE de la Unión Europea en diciembre de 2016, que declara "cualquier acuerdo de libre comercio con Marruecos excluye los territorios del Sàhara Occidental."