.

OPINIÓN | Jóvenes saharauis e ¿inconformistas?.




Por: Salka Hamma Abdalahi.




Valencia, 22/05/2017 - OPINIÓN/ElConfidencialSaharaui.Com

La juventud saharaui sigue estando en un momento de anclaje muy particular. Las opciones para la resolución del conflicto son escasas por no decir nulas. Cada cual encuentra salidas que en mi opinión no son las correctas ni las éticas.

Con la perdida del ex Secretario General del Frente Polisario y presidente de la RASD, Mohamed Abdelaziz, y el cambio de "transición" parece que ha habido un levantamiento de masas dormidas y de pensamiento en "stand by" de la juventud saharaui sin la mínima apreciación de un cambio tanto para bien como para mal.

Nos hemos estado alimentando de esperanza callando nuestra mente inquieta con falsas promesas. Lo cual desde hace 41 años ha sido un sólido motor de supervivencia del pueblo saharaui. Pero como en toda lucha ha de haber un momento de balanza y de reflexión. Aquí es donde entra el papel de nosotros los jóvenes.

Somos una juventud preparada con bases sólidas e inconformistas, ¿acaso eso no es motivo de levantamiento e indignación? Gastamos nuestras energías en infravalorar el aporte a la lucha de nuestros compañeros. Marchitamos el tiempo juzgando a lo culturalmente llamado "no tan saharaui".

Pero ¿qué es el ser más saharaui? ¿Acaso es más saharaui el/la jóven que lleva Darrá o Melfa que aquel que culturalmente no predica con la vestimenta? ¿ Es más saharaui el colgarse una bandera de la RASD en los hombros y gritar "Sahara libre"? No señores, nadie es más saharaui que nadie. Esto no es una lucha de poder ni sentimientos es una lucha moral.

Dejemos a un lado la lucha de egos y poderes. No permitamos que los de arriba sigan pensando que somos una juventud dormida e incompetente. Planteemonos qué es la cuestión de ser más saharaui.
Recordemos a aquellos jóvenes del 75 que sin comerlo ni beberlo cambiaron los libros por los fusiles sin importarles un mañana.

Nuestra lucha no tiene que ser medida por ninguna competición de puestos ni otorgación de méritos. Nuestra obligación y deber moral como jóvenes es mantener e incluso potencia el legado que dejaron nuestros mártires. Somos la juventud más preparada en todos los ámbitos de toda la historia del FP.

Demostrémosles a los que un día no creyeron en nosotros a los que siguen sin hacerlo, que somos una juventud consciente de quienes somos y cual es nuestro deber.

Demostrémosles que somos una masa que ha despertado.
Recordémosles que hace 41 años fueron los mismos jóvenes quienes dieron la cara por su pueblo.

Y nosotros llevaremos su legado por bandera/Por Salka Hamma, estudiante de psicología en la universidad de Valencia.