.

Los presos saharauis de "Gdaim Izik" afirman que son juzgados por ideas independentistas.





Rabat, 08 MAY (EFE), ElConfidencialSaharaui.Com | 
Juicio a Gdeim Izik.


  • Los detenidos saharauis juzgados en Marruecos en el macrojuicio de "Gdaim Izik" recalcaron hoy, durante una nueva sesión de su proceso, que la única razón por la que fueron arrestados en 2010 y son actualmente procesados es su militancia por la independencia del Sáhara Occidental.

    • Saharauis enfrentan a marroquíes 


Los 24 saharauis juzgados en este caso están imputados por haber causado la muerte violenta de once agentes marroquíes en noviembre de 2010 durante el desmantelamiento de un campamento saharaui de protesta en la zona de Gdaim Izik, en las afueras de El Aaiún.

La mayor parte de la sesión de hoy fue dedicada a preguntar los acusados sobre su supuesta relación con las armas blancas (ninguna de fuego) confiscadas por los servicios marroquíes de seguridad durante el desalojo de ese campamento.

Los 23 acusados que comparecieron ante el tribunal durante la sesión de hoy se desvincularon de esas armas, que fueron expuestas en la corte, y la mayoría de ellos aseguraron que la única razón que explica su presencia en la sala es su lucha en favor de la independencia del Sahara Occidental.

El acusado Mohamed al Ayubi, juzgado en este caso en libertad condicional no asistió a la sesión de hoy y fue convocado el miércoles próximo para que responda a las preguntas del juez.

Al igual que en las sesiones anteriores, los acusados, tres de ellos juzgados en libertad condicional, gritaron consignas a favor de la independencia del Sahara y expresaron su apoyo al presidente de la República Árabe Saharaui Democrática, Brahim Ghali.

El juicio se desarrolla en un tribunal de apelación en la ciudad de Salé, al lado de Rabat, mientras en la explanada adyacente se celebran dos protestas: una de marroquíes "unionistas" que piden la máxima severidad contra los acusados y otra de independentistas saharauis que exigen su liberación.

Los 24 acusados ya fueron juzgados en un tribunal militar en 2013 y condenados a duras penas, de entre 20 años y cadena perpetua, pero el Tribunal de Casación marroquí ordenó repetir el juicio en una corte civil.

A lo largo de las dos semanas desde que comenzó este nuevo juicio, según ha podido comprobar Efe, los acusados han negado su relación con los hechos, y el fiscal no ha conseguido aportar otras pruebas que no fueran los atestados policiales firmados por ellos en 2010, que aseguran que les fueron arrancados bajo tortura. EFE