.

Nace una asociación saharaui femenina con un proyecto de ayudar a los más necesitados en los campamentos de refugiados.


Bojador, 21/04/2017 - ElConfidencialSaharaui.Com | Campamentos saharauis.

  • 25 chicas, estudiantes, trabajadoras, licenciadas, amas de casa, etc... De diferentes Wilayas; Auserd, Boujador, Asmara; ellas componen "BASMET JER" (La Huella del Bien), un grupo voluntario cuyo objetivo es ofrecer ayuda a los más necesitados de su entorno.

Foto de mujeres saharauis de la asociación Basmet Jer/ foto de Senia Rabani.

La idea surgió cuando 6 chicas, en su tiempo libre, empezaron a ofrecer diferentes ayudas a gente necesitada. Luego vieron que su labor es necesaria, por lo que les surgió la idea de crear un grupo voluntario con el mismo fin. Y efectivamente, se creó el grupo y fue creciendo hasta llegar a 25 componentes hoy en día, aunque hay bastantes peticiones para pertenecer por parte de más gente.

El grupo se organiza de la siguiente manera: una junta directiva que se compone de la presidenta, Senía Hammati Rabani, una vicepresidenta, tesorera, encargada de cooperación, de comunicación y responsable de relaciones exteriores.

Tienen un programa mensual; cada día 9 de cada mes llevan a cabo una actividad a favor de los más necesitados.

Este grupo está registrado en la UJSARIO (Unión de Jóvenes Saharauis de Saguia Alhamra y Río de Oro) como grupo voluntario. Su fuente de financiación, según sus componentes, es la cuota mensual, aparte de las aportaciones irregulares que reciben.

Según nos cuentan, el tema del transporte es un obstáculo para ellas, aparte del poco material que necesitan para continuar trabajando.

Ellas, desde este periódico, hacen un llamamiento a todo aquel que pueda echarles una mano para seguir con su labor y conseguir que muchas familias de los campamentos de refugiados saharauis mejoren sus vidas.

Su objetivo, a largo plazo, es llegar a todas las familias saharauis más necesitadas a nivel nacional, y tener componentes de todas las wilayas e incluso en los Territorios Liberados.

Están cada vez más convencidas de que este tipo de iniciativas es necesario hoy en día en los campamentos de refugiados. También nos han reflejado su gran alegría hacia este trabajo voluntario: "No pensábamos que nos sentiríamos tan útiles cuando escuchamos las palabras de agradecimiento por parte de los más necesitados. Por cada trabajo que hacemos, nos llenamos de energía para hacer mejor el siguiente.»