.

Secuestros, coacciones y represión marroquí durante el juicio a los presos politicos saharauis.

El Aaiún. - 13/03/2017 - El Confidencial Saharaui.

Un nuevo episodio de represión marroquí se salda con un desaparecido y con la red telefónica e Internet cortados por parte de las fuerzas marroquíes en el juicio a los presos políticos de Gdeim Izik. 



Al comenzar el día, un fuerte dispositivo represor marroquí custodiaba el juzgado de la Salé, donde iban a llegar los presos políticos saharauis que iban a ser juzgados, sus familiares y también periodistas y saharauis en solidaridad con los presos políticos por la celebración de un juicio totalmente ilegal.


A las 7 de la mañana, los presos políticos saharauis llegaron a la Corte de Apelación del Tribunal de la Salé. Mientras, sus familias organizaban un llamamiento de solidaridad hacia todo el mundo para que se solidaricen con los presos políticos de Gdeim Izik y con el pueblo saharaui, dichos llamamientos también fueron vistos en el sur de Marruecos, así como en universidades.

Familiares y amigos de los presos se manifiestaron ante la corte de apelación donde tendrá lugar el juicio a los presos políticos de Gdeim Izik para mostrar su más absoluto rechazo al juicio ilegal a los presos políticos saharauis. Mientras tanto Marruecos moviliza cientos de civiles y policías para dispersar las manifestaciones saharauis que han llamado la atención a los observadores internacionales y juristas que han acudido al juicio.


Durante el transcurso del día, como era de esperar, las autoridades marroquíes entraron en acto e impidieron el trabajo de los periodistas saharauis, llegando hasta a desactivar las redes de telefonía e internet cercanas a la corte donde se celebra el juicio a los presos políticos de Gdeim Izik para impedir el trabajo de los periodistas que están retransmitiendo los sucesos en directo.


La tensión generada culminó con la detención de Mohammed Daddi por las fuerzas marroquíes tras la negativa de este de cesar su retransmisión de los acontecimientos. Cabe destacar que Mohammed Daddi es periodista habitual que trabaja con medios locales y está en paradero desconocido.


Cabe recordar que la justicia marroquí no tiene jurisdicción alguna sobre el pueblo saharaui, por lo que los juicios, según la Corte Internacional, son nulos e ilegales.