.

La Federación de asociaciones de Valencia envía equipamiento médico, material higiénico y alimentos a los refugiados saharauis.

Alicante,  04/03/2017 - El Confidencial Saharaui.


Como todos los años, la Federación de Asociaciones de Solidaridad con el Pueblo Saharaui de Valencia envía una caravana de ayuda humanitaria hacia los campamentos de los refugiados saharauis en el desierto de Tinduf, en Argelia. 


Campamentos de Dajla/archivo de ECS.

Sábado día 4, durante esta mañana, las asociaciones locales se reunirán con camiones, coches y furgonetas en el polígono de Paterna para llenar tres semirremolques y una furgoneta con la ayuda que han estado recogiendo durante unos meses.

Este año, han podido reunir 65.000 kilos de alimentos de larga conservación, como arroz, azúcar, miel, aceite o legumbres. Además de otros 6.000 kilos de harina, macarrones y espaguetis aptos para personas con celiaquía, un trastorno alimentario muy frecuente en los campamentos saharauis.

Aparte de la comida, se enviará material y mobiliario escolar, más de 60 placas solares industriales y domésticas, y equipamiento sanitario (camas, colchones y mantas para hospitales, material médico para enfermos, pañales para adultos, material de higiene personal y de limpieza, y una ambulancia equipada).

El domingo, los cinco vehículos saldrán hacia el puerto de Alicante, donde se concentran las ayudas de todas las comunidades autónomas de España. Cuando esté todo reunido, la caravana embarcará hacia Argelia, y con protección militar se dirigirá al centro de distribución que la Media Luna Roja Saharaui tiene en Chahid Al Hafed.

Además de llegar a todas las wilayas (provincias) y las dairas (poblados), se intenta que la ayuda cubra todos los sectores (alimentación, sanidad, educación ...). Pero sobre todo, se quiere garantizar que las necesidades básicas de la población continúan cubiertas en el tiempo. Por eso se da mucha importancia a los proyectos, como la reconstrucción y el mantenimento de una clínica dental que unas inundaciones destruyó en 2015, muy importante para el tratamiento de los problemas dentales serios que tienen los refugiados debido a la nutrición escasa y deficiente, y de las dificultades de mantener una higiene bucal mínima.

El conflicto del Sáhara Occidental se remonta desde 1975 y es fruto de una descolonización no concluida por la actitud obstruccionista del gobierno de Marruecos, con la permisividad de la Comunidad Internacional (ONU y UE), el apoyo explícito del gobierno de Francia y la no asunción de los diferentes gobiernos de España de su responsabilidad política como antigua potencia colonial.

El pueblo saharaui tiene reconocido el derecho de autodeterminación a través de múltiples resoluciones internacionales, pero el gobierno de Marruecos impide su aplicación una vez más, vulnerando la legalidad internacional y propiciando una situación de inestabilidad e inseguridad en la región. Como fruto de esta situación, 200.000 saharauis viven desde hace 42 años refugiados en el desierto argelino de Tinduf.

Otra parte de la población continúa en el Sáhara Occidental ocupado por Marruecos, donde la potencia ocupante vulnera diariamente sus derechos fundamentales.