.

Gobierno de Rajoy: El Sáhara Occidental no pertenece a Marruecos.

Madrid, 20/03/2017 - El Confidencial Saharaui.

Sáhara Occidental-España.

Mariano Rajoy, presidente del gobierno/archivo agencias. 


El gobierno de España asumió la sentencia del tribunal de la justicia europeo (TJCE) que declaró que el Sáhara Occidental no es parte del reino de Marruecos ni es una provincia marroquí y que los acuerdos entre Marruecos-UE no son aplicables a los territorios saharauis.

Por su parte el ejecutivo de Rajoy declaró hoy, en respuesta parlamentaria, que los territorios saharaui nunca formaron parte del Reino de Marruecos y que el Sáhara Occidental no pertenece el reino alauita.

Así como felicitó al nuevo presidente del gobierno marroquí, Saad Edinne Uthmani por su investidura.

Es la primera vez que un gobierno español declara oficialmente que el Sáhara Occidental, territorio que ha abandonado hace más de 41 años, "no es parte de Marruecos".

España reafirma de nuevo su compromiso de apoyo al pueblo saharaui.

España ha reafirmado hoy "su apoyo" al derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación y a los esfuerzos del nuevo Secretario General de la ONU para encontrar una solución "política" justa al conflicto saharaui en conformidad con los principios y objetivos de las Naciones Unidas.

El gobierno de Rajoy ha indicado que ha apoyado los esfuerzos de la ONU por la paz en el Sáhara Occidental, tanto ahora como en anteriores procesos, en el plano político.

"La posición del gobierno de España se mantiene constante en cuanto a la cuestión del Sáhara Occidental y es de apoyo a los esfuerzos de la ONU para encontrar una solución justa y duradera que permita la autodeterminación del pueblo saharaui", precisó el comunicado del gobierno.

Los pueblos del Sáhara Occidental y de España han mantenido lazos históricos, culturales y lingüísticos durante muchos años que han construido una base sólida para unas relaciones fuertes de amistad y solidaridad entre los dos pueblos.

El conflicto saharaui se retrotrae a 1975, cuando España se retiró de su última colonia, sin tener en cuenta a la población saharaui, tras los acuerdos tripartitos de Madrid.

Acuerdos cuya legalidad ha sido cuestionada por Naciones Unidas, la organización internacional no ha considerado nunca ni a Marruecos, ni a Mauritania, como potencias administradoras del territorio, que sigue figurando en su lista de territorios pendientes de descolonización.