.

''Nareva Holding'' y el acuerdo pesquero Marruecos-UE, en el punto de mira del Polisario.

Madrid, 16/01/2017 - El Confidencial Saharaui.

Economía.



Mujer saharaui/Archivo
Redacción ECS/AfricanInteligence
Habiendo creado problemas para el acuerdo agrícola Marruecos-UE por haberlo hecho inaplicable en el Sáhara Occidental, los abogados del Frente Polisario en Bruselas ya están preparando su próxima ofensiva.


Su nuevo objetivo ha sido un blanco fácil. Se trata de ''Nareva'', filial de la holding real SNI, cuyo propietario es Mohamed VI, que ha construido parques eólicos en los territorio ocupados.

Los eurodiputados Florent Marcellesi, Josep-Maria Terricabras y Jill Evans, abrieron el proceso pidiendo el 19 de Diciembre a la Comisión Europea que garantice que las energías renovables producidas en el Sáhara Occidental no sean importadas al mercado europeo. Junto con la multinacional italiana Enel y la alemán Siemens, Nareva ganó el contrato para el plan integrado de energía eólica (PEI) para la construcción de cinco parques eólicos con una capacidad combinada de 850 MW, de los cuales dos del tipo 400 MW se construirán en los territorios ocupados del Sáhara Occidental.

El grupo marroquí también está construyendo una central eléctrica de 200 MW en Aftissat cerca de Boujdour. De momento, la actuación de los tres diputados es sólo una práctica. Marruecos es un importador de electricidad europea a través de España. Pero la situación podría cambiar si logran obtener un arancel preferencial para su energía renovable en el mercado europeo.

  • Marruecos, Alemania, Francia, España y Portugal iniciaron negociaciones para este fin durante la conferencia COP22 de la ONU sobre el medio ambiente celebrada el pasado Noviembre en Marrakesh. 
La Oficina Nacional de Electricidad y Agua Potable, ONEE, vinculará los parques eólicos construidos en los territorios saharauis ocupados a la red nacional de forma urgente, lo que posibilitará transferir electricidad saharaui a Europa. Marruecos también está planeando establecer una interconexión con Portugal, un estudio para el cual fue encargado a Noruega en Diciembre.

La defensa del Polisario en Bruselas estaría buscando una laguna legal en la financiación de los proyectos de Nareva en el Sáhara Occidental.

Se sabe que el Banco Europeo de Inversiones (BEI), al igual que otros organismos internacionales de financiación, no invierte en la región. pero, bajo la dirección de su ex vicepresidente, Philippe de Fontaine Vive, el BEI prometió destinar varios cientos de millones de euros al proyecto. En teoría, estos fondos, que serán canalizados a través de la ONEE, irán a la empresa del proyecto que trabaja en las centrales eléctricas del norte de Marruecos.

Pero el beneficiario final será Nareva y los conocedores del caso están preocupados de que el BEI podría correr un riesgo legal. Se cree que esto está retrasando la financiación del proyecto.

Según el abogado del Polisario en Bruselas, Gilles Devers, espera que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (CJUE) dicte en 2017 una solicitud presentada en 2014 para cancelar el acuerdo pesquero entre Marruecos y la Unión Europea.

Parques eólicos en el Sáhara Occidental Ocupado
El Frente Polisario espera repetir la victoria que ganó el 21 de diciembre cuando el TJUE dictaminó que el acuerdo agrícola Marruecos-UE no podría aplicarse en el Sáhara Occidental. Pero las cuestiones planteadas por el acuerdo de pesca son mucho más graves.

Los 1.700 km de costa del territorio en disputa representan el 60% de la pesca marroquí y Marruecos ha invertido fuertemente en los puertos de El Aaiún y "Dakhla" a través de un programa de desarrollo de pesca, defendido por el ministro de Agricultura marroquí, Aziz Akhannouch, que a su vez el programa se financia en parte con ayuda de la UE en el marco del acuerdo pesquero, que asciende a unos 40 millones de euros al año.

Si el CJEU prohíbe a los pescadores europeos zarpar en aguas saharauis ricas, podrán seguir el ejemplo de los noruegos y suecos.

Algunas compañías de pesca nórdicas han puesto sus flotas bajo bandera marroquí como una manera de escapar de las regulaciones inspiradas por los gobiernos favorables al caso saharaui. Para ello, utilizan una laguna legal que involucra a importantes figuras empresariales marroquíes como el ex ministro de turismo Adil Douiri (Mutandis), Said Alj (Unimer) y Hassan Derham.