.

HRW denuncia represión "violenta" de manifestaciones en el Sáhara Occidental.

Túnez, 13, ENERO, 2017 - El Confidencial Saharaui.


Informe mundial sobre los Derechos Humanos 2016: Sáhara Occidental/Marruecos.



Informe mundial sobre la situación en el Sáhara Occidental

Redacción de ECS.


La organización estadounidense, Human Rights Watch (HRW), denunció ayer, en un comunicado,  que las autoridades marroquíes dispersaron "de forma violenta" todas las manifestaciones de defensores de Derechos Humanos en las distintas ciudades del Sáhara Occidental.

“Si las autoridades de Marruecos respetaran los Derechos en la misma medida en que adoptó legislación para protegerlos, sería realmente el modelo que sus defensores afirman que es”, expresó Sarah Leah Whitson, directora para Medio Oriente y África Septentrional de Human Rights Watch.

En un comunicado difundido ayer 12 de enero de 2017, HRW criticó que la policía y el ejército de Marruecos atacaron y golpearon a mujeres y jóvenes saharauis que participaron en manifestaciones de protesta contra la marginación en varias ciudades del Sáhara Occidental.

HRW no recogió en su comunicado testimonios de participantes en las protestas que resultaron heridos como siempre suele hacer, ni tampoco mostró fotos y vídeos sobre el uso de palos y piedras por parte de las fuerzas auxiliares marroquíes vestidos de uniforme y de paisano.

La organización estadounidense deploró el "excesivo" uso de violencia contra las mujeres saharauis, concretamente en El Aaiún ocupado.

HRW denuncia que las autoridades marroquíes también negaron a Human Rights Watch y Amnistía Internacional permiso para llevar a cabo misiones oficiales de investigación en Marruecos o el Sáhara Occidental ocupado.

Marruecos expulsó a equipos de televisión extranjeros y a varias delegaciones que se trasladaron al país para observar de manera directa las condiciones de Derechos Humanos en el Sáhara Occidental o participar de eventos sobre derechos humanos.




Libertad de reunión y asociación.


En el Sáhara Occidental ocupado, las autoridades de ocupación marroquíes prohibieron todas las reuniones públicas consideradas hostiles a la norma impugnada de Marruecos sobre el territorio saharaui, desplegando un dispositivo policial que bloquea el acceso a los lugares donde se llevaría a cabo las manifestaciones pacíficas incluso antes de que pudieran reunirse.

22 saharauis permanecen en prisión cumpliendo penas de entre 20 años y condena perpetua impuestas por un tribunal militar en 2013. 

Los activistas saharauis, entre ellos varios reconocidos activistas de Derechos Humanos, habían sido acusados en relación con el desmantelamiento del campamentos de la dignidad de Gdeim Izik que estalló el 8 de noviembre de 2010, cuando el ejército de Marruecos desmanteló por las fuerza ese campamento de protesta en las afueras de El Aaiún.


Francia y España dos aliados cercanos y los principales socios comerciales de Marruecos, se abstuvieron de criticar públicamente las violaciones de Derechos Humanos en ese país.

El Consejo de Seguridad de la ONU renovó en el pasado abril de 2016 el mandato de la misión de la ONU para organizar un referéndum de autodeterminación en el Sáhara Occidental (MINURSO) sin ampliarlo para incluir el monitoreo de los derechos humanos, algo a lo que España y Marruecos se oponen firmemente.