.

Fuertes imágenes: Policías marroquíes golpean brutalmente contra la pared a una mujer saharaui.

El Aaiún, 14/01/2017 - El Confidencial Saharaui.

Policías de Marruecos golpean a una mujer saharaui hasta hacerle perder el conocimiento.


Policías marroquíes vestidos de paisano propinando una paliza contra mujer saharaui

Redacción ECS

Impactantes imágenes muestran el momento en el que policías marroquíes vestidos de paisano en El Aaiún ocupado (capital del Sáhara Occidental) golpean brutalmente, contra la pared en una calle de la capital saharaui, a una mujer de 30 años, causándole numerosas heridas en la cara.

El incidente tuvo lugar después de que agentes de la fuerza auxiliar de la policía marroquí recibieran llamadas por una protesta pacífica, que no involucraba actos violentos. 


Según fuentes de defensores de Derechos Humanos no encontraron ninguna irregularidad, al llegar al lugar se encontraban con mujeres saharauis manifestando contra la ocupación de su territorio.

Según informan medios saharauis locales, la joven saharaui fue trasladada al hospital debido a sus graves heridas. El policía la golpeó en la cara presionándola contra la pared, ante lo que la activista saharaui lo pateó y él decidió arrojarla contra la pared.


Policías vestidos de paisano golpean a mujer
saharaui
A consecuencia de esta acción violenta, la víctima perdió varios dientes, presentó traumatismos en el rostro, conmoción cerebral, sufre de migrañas y tiene problemas cognitivos, así como estrés postraumático.

Las mujeres saharauis manifiestan una vez más, la ilegalidad de la ocupación del Sáhara Occidental por Marruecos según las resoluciones de las Naciones Unidas, y lo que supone cada día, en términos de violencia, en la vida de las mujeres saharauis que viven en las ciudades ocupadas.

La ocupación marroquí ejerce una violencia sistemática a través de la represión diaria contra los manifestantes saharauis y que causa torturas, malos tratos, detenciones arbitrarias, y desapariciones, en el caso de las mujeres se suman, las violaciones, las vejaciones sexuales o los abortos forzosos.