.

El frío golpea con dureza a los refugiados saharauis.

Bojador, 02/01/2017 - El Confidencial Saharaui.


Campamentos de refugiados saharauis.

¿Quieres conocer cómo se sobrevive en los campamentos saharauis asentados en la región de la Hamada?


Foto de los campamentos saharauis/Archivo.
Frente a uno de los inviernos más duros en 40 años, advierten del riesgo al que se ven expuestas las vidas de los refugiados de la población saharaui debido a las pésimas condiciones en las que se ven obligados a vivir en los campamentos en la Hamada argelina.

ACNUR y otros organismos de ayuda humanitaria luchan por proteger a los refugiados más vulnerables en el que espera que sea uno de los inviernos más duros desde 1976, según fuentes saharauis.

Más de 190 mil refugiados saharauis en el sur de Argelia, todos sin el equipamiento necesario para hacer frente a las bajas temperaturas del desierto.

"Existe un riesgo creciente de hipotermia, neumonía y otras enfermedades", advirtió Sukaina Maleinin, una mujer saharaui del campamento de El Aaiún y responsable de Dahira 
(pequeños grupos de población), y contó que vio niños temblando de frío y con los labios amoratados. 

Maleinin precisó que las autoridades saharauis "intensificaron" sus esfuerzos ante el frío, pero Sukaina insistió en que se requiere responder al problema de manera "digna para el ser humano".

"Las temperaturas registradas recientemente por debajo de cero amenazan la salud de los niños que no disponen ni de ropa ni comida adecuada", indicó Sukaina y añadió que los niños son los más afectados.

"La ausencia de calefacción en las jaimas (tiendas de campaña) y también en las habitaciones de adobe agrava la situación", añadió.


Según la responsable saharaui, los refugiados pasan el peor temporal desde su huida del Sáhara Occidental tras la invasión militar marroquí del territorio saharaui.




No hay casos de malnutrición o mortalidad infantil gracias a las políticas de salud adoptadas por las autoridades saharauis. Las poblaciones más vulnerable son los niños, los ancianos y las mujeres que sufren anemia y desnutrición. 


Cada mes las familias saharauis reciben una cierta cantidad de alimentos básicos pero no alcanzan. La ayuda humanitaria internacional de alimentos no es suficiente, por lo que importante ayudar a los campos de refugiados saharauis para que puedan cultivar y producir sus propios alimentos.