.

Carta de un niño saharaui refugiado a los Reyes “Magos”.

Madrid, 06/01/2017 - El Confidencial Saharaui.

Por Benda Lehbib Lebsir.

  • En la vida, toda persona puede elegir uno de estos dos caminos: esperar un día especial, o celebrar cada día que es especial.
Rasheed Ogunlaru.

Niña saharaui en campamentos saharauis/Redes sociales.

No les voy a pedir nada, reyes…”magos”
Hoy me hablan de ustedes, y veo los niños de Occidente totalmente nerviosos, y en gran medida felices. Comentan haberse portado bien, y de esperar un gran regalo que ustedes van a dejar en sus casas.

Pues miren, ni ustedes me conocen ni yo a ellos tampoco, pero les hablo de que soy un niño, un niño refugiado. 


Nací en la nada por llamarlo de una manera, allí crecí y como yo muchos niños más, entre otros mis papás y los niños con los que juego a diario. Mi vida consiste en levantarme, ir al cole, volver a mi casa comer y otra vez al cole. Tengo una compañera llamada “Esperanza” y una meta “Libertad” es por las cuales voy a diario entusiasmado e incluso feliz.

Mis juguetes no son fabricados, no, son de esos que yo mismo he realizado, soy el niño del desierto, las condiciones de mi vida me permiten crecer muy rápido, algunos incluso me llaman “todo-terreno” me adapto a todo lo que me veo expuesto, aunque he de decir que me porto bien, bueno lo acorde a mi edad, y supongo que todo es cuestión de educación.

No les voy a pedir nada señores reyes, solo quiero ser libre, y compartirlo con los míos, los campamentos de refugiados no es mi lugar, aquí he nacido porque otros reyes ya me habían robado lo mío. Quiero cumplir mi sueño, no es nada material, solo es ver alzada mi bandera, ver como otros niños como yo pueden jugar libremente, tener la oportunidad de estudiar en mi país y ver que mi familia y la de mis amigos y todo un pueblo pueden descansar en paz.

Ver cumplidos los derechos humanos, que no haya secuestros ni violaciones, que no haya más torturas, que la infancia de otras generaciones puede ser infancia en las mejores condiciones.

No les voy a pedir nada señores reyes, soy el niño de las nubes, soy el niño del desierto, soy la esperanza de mi pueblo y quiero que ese sea libre, libertad les dije que es mi meta, es tan difícil ese regalo? No quiero juguetes, no, quiero un Sahara Libre.