.

Los jefes de Estado Mayor de la iniciativa 5+5 se reúnen en Argel.

Argel, 15 dic (EFE).- El Confidencial Saharaui.



El viceministro argelino de Defensa y jefe de Estado Mayor del Ejército, Ahmed Gaid Salah, inauguró hoy en Argel la XII reunión ministerial de la iniciativa "5+5", a la que pertenecen diez de los países de la coste norte y sur del mar Mediterráneo.
                                                                                La iniciativa 5+5/APS. Argel
"Esta reunión representa un paso cualitativo importante en la consolidación de nuestra cooperación y confirma el interés que tenemos todos en el diálogo "5+5", afirmó Gaid Salah, uno de los hombres más cercanos al presidente de Argelia y ministro de Defensa, Abdelaziz Bouteflika.

Es también, dijo Gaid Salah, una oportunidad para reforzar "el compromiso de continuar con los esfuerzos en favor de una cooperación coordinada y solidaria, de la transparencia, la fraternidad y el respeto mutuo, para la paz y la estabilidad en la región".

Ante representantes de Argelia, Francia, Italia, Libia, Malta, Mauritania, Marruecos, Portugal, España y Túnez, el general insistió en que la iniciativa 5+5 es una apuesta de futuro, "de la visión compartida sobre la seguridad en la región".

Gaid Salah abogó por "consultar y cooperar de forma más intensa entre los distintos socios regionales" para hacer frente a los desafíos de seguridad que permitan "consolidar la seguridad y la estabilidad".

Advirtió sobre "los riesgos que afectan a nuestro espacio geográfico impactando directamente a los países que lo comparten".

La reunión se produce en un contexto regional marcado por mayores retos de seguridad en todo el Mediterráneo, en particular por el conflicto armado en Libia y la amenaza de los grupos yihadistas.

También por la inestabilidad en la región del Sahel, una zona convertida en lugar de tránsito y reunión para yihadistas que buscan unirse a los grupos Estado Islámico y Al Qaeda tanto en Libia como en Siria e Irak.

Otro problema es la inmigración ilegal masiva que constituye un serio motivo de preocupación para los países como España y Francia y, sobre todo, para Italia, convertida en tierra de destino y acogida de decenas de miles de inmigrantes procedentes de Libia.