.

HISTORIA | La relación de El Uali con los servicios secretos soviéticos en la proclamación de la RASD.

Madrid. - 27/12/2016 - El Confidencial Saharaui.


Un recorrido por las relaciones del mártir Uali Mustafa Sayed con los servicios secretos soviéticos (KGB) en los momentos previos a la proclamación de la RASD en Febrero de 1976.



REDACCIÓN: M.S / ECS

El Uali Mustafa Sayed, un joven estudiante de medicina en la Universidad de Rabat, veía la necesidad de la independencia de su pueblo, por ello, y por muy extraño que parezca se puso en contacto con el Partido Istiqlal para llevarlo a cabo. La formación política marroquí lo ignoró. Lo que no sabían es que años más tarde será ese el enemigo a batir y que causará tanto daño entre ellos con sus calculados ataques sorpresa en la guerra.

El Uali Mustafa Sayed admiraba profundamente la personalidad del Che Guevara, así como sus pensamientos de revolucionario. Esta admiración pronto se convierte en obsesión para El Uali que decide seguir los pasos del Che y repetir la misma historia pero en su país.

Mientras pasa el tiempo, y ante la amenaza marroquí, El Uali ve como un nuevo movimiento 'MOREHOB' que legitimaba la marroquinización del Sáhara Occidental, crecía y ganaba adeptos, por lo que ve su proyecto amenazado y decide entrar en acción. Siguiendo la teoría del Che Guevara, crea el 10 de Mayo de 1973 en Zuerat (Mauritania) el Frente Popular de Liberación de la Saquia el Hamra y el Río de Oro.

Por entonces, un joven Abdelaziz Buteflika, que ejercía como Ministro de Asuntos Exteriores de Argelia, inauguraba su exposición en el Congreso de la Unión Africana de 1972 celebrado en Rabat. Durante una cena, Buteflika se enfada enormemente cuando le llega información de que Marruecos y Mauritania se disponían a firmar un acuerdo con España sobre el futuro del Sáhara Occidental. (Acuerdos Tripartitos de Madrid)

Esa misma noche, Buteflika escribió un memorándum de 10 páginas a su presidente, Huari Bumedian, en el que le cuenta que Marruecos estaría preparando una invasión de las zonas del Sáhara Occidental y hacia aquellas partes de Argelia que perdió en la Guerra de las Arenas años atrás, que fueron Béchar y Tinduf.

Bumedian se enfadó verdaderamente cuando dos años más tarde, sus servicios secretos le avisan de que Marruecos, aprovechando la delicada situación de salud de Franco, está preparando una gran marcha para colonizar los territorios del Sáhara Occidental ”La Marcha Verde”.


Huari Bumedien (izquierda) y Buteflika (derecha)
Ahí es cuando Bumedian comprende que la carta recibida dos años atrás de Buteflika se estaba cumpliendo, por lo que decide actuar en consecuencia. Llama al jefe de los servicios secretos argelinos, Kasdi Merbah, y le pide lograr entrar en contacto con el entonces líder del Frente Polisario, El Uali Mustafa Sayed para agilizar la proclamación de la RASD, Dada la situación, El Uali analiza bien la petición de Bumedian y comprende el beneficio que puede sacar del presidente de Argelia.

Una vez analizada la situación, entra en juego nada más y nada menos que el implacable jefe de los servicios secretos soviéticos y futuro presidente de la Unión Soviética. Se trata de Yuri Andrópov.

Yuri Andrópov. Jefe de la KGB soviética.
Andrópov entra en contacto con los servicios secretos argelinos y recomienda a Kasdi Merbah la proclamación inmediata de una república para establecer en ella el Frente Polisario. Por ello, el jefe de la KGB rusa, quiere recuperar a los miles de saharauis que emigraron a España tras la invasión marroquí de su territorio.

Ante la marcha de las tropas españolas, que despejaron el territorio para la invasión marroquí. Los soviéticos, argelinos y saharauis deciden acelerar la proclamación antes de la colonización marroquí completa. Así es como el 25 de Febrero llega a Bir Lehlu (Sáhara Occidental liberado) Grigori Andriovitch, un chef y estratega ruso que trabajaba para la KGB soviética, para asesorar a los líderes saharauis de entonces en el proceso que condujo a la proclamación de la RASD dos días más tarde y a la constitución de su gobierno nueve días después de la proclamación.



Vídeos y fotos de la proclamación fueron difundidos por los argelinos y soviéticos. Parte del material gráfico se encuentra en los archivos secretos de la KGB soviética, ahora bajo custodia del gobierno ruso de Vladimir Putin.