.

El Polisario prepara una campaña para echar a las empresas europeas que no negocien su presencia en el Sáhara Occidental.


Sáhara Occidental.

La sentencia que excluyó al Sáhara Occidental del acuerdo de pesca entre la Unión Europea y Marruecos obliga a buscar soluciones para los barcos españoles. La promulgó el Tribunal de Luxemburgo el pasado 21 de diciembre como respuesta a un recurso presentado por el Consejo de la Unión y la Comisión para evitar la anulación del Acuerdo de Asociación y de Liberalización con Marruecos. El texto se ha salvado, pero para eso los jueces han tenido que especificar que su marco jurídico no vale en el Sáhara Occidental sin consentimiento específico de su población.


Bandera del República saharaui/Archivo TSA.
"No estamos en contra de la explotación de la pesca, pero queremos controlarla nosotros. No queremos una guerra económica contra las empresas. Las necesitamos. Pero si quieren hacer negocios en el Sáhara Occidental necesitan el acuerdo del Polisario", explica a la Cadena SER Giles Devers, abogado del Frente Polisario.

El acuerdo de pesca con Marruecos está pendiente de otro recurso del Polisario ante los tribunales europeos, que si se aplica el criterio defendido en la sentencia actual no puede más que ganar el pleito. Este es el convencimiento de sus representantes jurídicos, que han preparado esta nueva estrategia.

Los dirigentes saharauis pueden reclamar 15 años de daños atrasados por actividades que carecen de base legal. Esta es su conclusión tras la sentencia con la que el Tribunal de Justicia Europeo puntualiza que los acuerdos UE-Marruecos ni se aplica ni se han aplicado nunca, jurídicamente, al Sahara Occidental.

"Estamos dispuestos a aplicar totalmente la sentencia por lo que vamos a iniciar acciones legales contra las empresas europeas que se han instlaado en el Sáhara Occidental", afirma el abogado Devers, representante del Frente Polisario ante los tribunales europeos.
"Vamos a escribirles", continua el letrado, dispuesto a exigir que las empresas apliquen el acuerdo del Tribunal. "O cierran un acuerdo con nosotros o se van. 

Este será el mensaje", advierte. Asegura además que el Polisario se siente reforzados después de que el Tribunal Europeo afirmara que toda actividad en ese territorio necesita el consentimiento del pueblo saharaui.

"Vamos a pedirles que apliquen el acuerdo del tribunal. Ya no se trata de saber si su actividad favorece o no al pueblo saharaui.

Lo que dice la sentencia es que se necesita su consentimiento. O sea que si quieren pleitear irán a los tribunales españoles o franceses y la jurisprudencia será muy rápida", afirma.

La campaña contra las empresas francesas o españolas que intenten mantener su actividad como la están haciendo, creyendo que les avala el acuerdo UE-Marruecos, no es la única en la estrategia que prepara el Frente Polisario.

Sus dirigentes desean negociar con Bruselas la posibilidad de que la Comisión y el Consejo de la Unión Europea, en representación de los gobiernos, reclamen al Reino de Marruecos la celebración de una consulta de autodeterminación.

"El referéndum es un tema a negociar con la Comisión porque lo que vemos es que con el acuerdo no han dado solo un instrumento a las empresas para hacer negocio, sino que han permitido al Reino de Marruecos atrasarlo sistemáticamente. Es evidente que tenemos un problema político que tratar con la Comisión Europea", dice Devers.

El Polisario vincula el problema territorial al acuerdo de pesca y a la entrada de productos agrícolas en la UE. "Queremos demostrar que la sentencia es ejecutoria. Por esto explicaremos a las empresas europeas que como entidades carecen de cuadro jurídico en el que basar sus actividades en el Sáhara Occidental porque el Tribunal ha dicho que el acuerdo no ha sido nunca de aplicación en este territorio", apunta el abogado del Polisario.

La conclusión dará paso a una campaña contra la exportación de productos saharauis: "Puedo anunciaros que vamos a bloquear la exportación de productos agrícolas", apunta Devers. La campaña empezará este enero con la presentación de los litigios necesarios ante los tribunales.