.

El Frente Polisario exige la presencia de juristas internacionales en el juicio de Gdeim Izik.

El Aaiún. - 22/12/16 - El Confidencial Saharaui.


El Frente Polisario pide presencia de observadores internacionales en el juicio de Gdeim Izik contra presos políticos y activistas sahrauis. Denuncian que la elección de la fecha es estratégica, el 26 de Diciembre, tiene como objetivo la ausencia de observadores y juristas internacionales, así como miembros del movimiento de solidaridad con los presos saharauis.


El Frente Polisario ha hecho un llamamiento pidiendo presencia internacional en el juicio que el próximo 26 de diciembre se celebrará en Rabat contra los presos saharauis del grupo de Gdeim Izik, condenados por un tribunal militar marroquí a penas que van desde los veinte años a cadena perpetua.


El 8 de noviembre de 2010, el ejército y la policía marroquí arrasaron el campamento de Gdeim Izik, en el que más de 20.000 saharauis levantaron con jaimas a 12 kilómetros de El Aaiún, capital del Sáhara Occidental, para reclamar derechos sociales y civiles. 

Los 22 presos políticos saharaui del grupo de ''Gdeim Izik'' se enfrentarán desde el próximo 26 de diciembre a un nuevo juicio, según informó hoy tribunal marroquí. Se le acusan de ser instigadores de la revolución de Gdeim Izik.

Todos ellos fueron detenidos hace 36 meses, encarcelados en la prisión de Laajayl-Sala, a pocos kilómetros de Rabat, y sus dosieres fueron trasladados a la jurisdicción civil, Fueron arrestados tras el desmantelamiento del campamento de protesta saharaui de Gdeim Izik, que se estableció a las afueras de El Aaiún, capital administrativa del Sáhara Occidental, el 10 de octubre de 2010.

"El 17 de febrero de 2013, 25 presos saharauis fueron sentenciados a severas condenas, en un juicio denunciado por observadores internacionales y organizaciones de Derechos Humanos por falta de garantías e irregularidades. Las autoridades marroquíes aseguraron que durante el asalto murieron once policías, pero la defensa denunció la ausencia de pruebas incriminatorias y que las confesiones fueron obtenidas bajo tortura".

Dichas confesiones fueron conseguidas tras el colapso físico y mental de los presos saharauis, que fueron sometidos a una barbaridad de tipos de torturas salvajes, entre las que destacan el ahogamiento simulado, apalear hasta romper algún hueso y asfixia. Todos ellos practicados por agentes del régimen marroquí.

9  presos saharauis fueron condenados a cadena perpetua, 4 presos a 30 años de prisión, 7 presos a 25 años y 3 a 20; hubo dos condenas menores que se consideraron cumplidas por el tiempo que llevaban en prisión y un recluso quedó en libertad debido a la degradación de su salud. Actualmente son 21 presos.

El ministro de los Territorios Ocupados y de la Diáspora de la Republica Árabe Saharaui Democrática (RASD) y miembro del Secretariado Nacional del Frente POLISARIO, Mohammed Uali Akeik, ha dicho que la fecha del juicio, establecida el día siguiente al de Navidad, ha sido bien escogida por las autoridades marroquíes para evitar que asistan abogados y observadores internacionales, así como miembros del movimiento de solidaridad con los presos saharauis.

Por ello, en declaraciones, ha pedido a las organizaciones internacionales de Derechos Humanos, juristas y movimientos de solidaridad en todo el mundo, que asistan al esperado e ilegal juicio. “Este juicio es meramente una obra de teatro donde se fabrican falsas acusaciones para culpar injustamente a los saharauis que protestan contra la ocupación”.

Mohammed El Uali Akeik también dijo que el campamento de Gdeim Izik fue “una expresión pacífica y civilizada contra la ocupación ilegal del Sáhara Occidental”.