.

Liberan a una mujer saharaui que fue torturada durante 24 horas por policías marroquíes.


El Aaiún, 04/11/2016 - El Confidencial Saharaui.


Una mujer de origen saharaui que ha pasado dos noches detenida por la policía marroquí tras haber participado en una manifestación, después de haber sido torturada y violada por agentes, ha salido en libertad en Guleimin, en el sur de Marruecos, informan medios locales saharauis.


Foto de Jadiya Muthigh/ Imágen cedida.

"La increíble crueldad de la tortura que sufrió Jadiya Mouthigh es parte de las actividades diarias de las policías marroquíes, quienes rutinariamente presentan evidencias ilegales en investigaciones penales, según anunció la victima.

VER MÁS

La Policía marroquí disuelve "brutalmente" una manifestación saharaui en El Aaiún.

Marruecos reprime brutalmente una manifestación pacífica de la población saharaui en el Aaiún.

Su puesta en libertad el día de hoy da una luz de esperanza a aquellos saharauis encarcelados injustamente por Marruecos que su único delito era protestar contra la situación del pueblo en los territorios ocupados del Sáhara Occidental," ha explicado el activista saharaui Abadulá Hassan.

"El hecho de que ninguno de los torturadores de la mujer saharaui hayan pisado la cárcel demuestra la falta de independencia de las autoridades marroquíes. Los perpetradores de este vergonzoso acto despreciable deben ser llevados ante la justicia internacional y Jadiya debe recibir reparación por el daño sufrido", ha añadido Hassan.

Los territorios del Sáhara Occidental se consideran una gran cárcel bajo la ocupación marroquí después de que España traicionara el pueblo saharaui vendiéndolo ilegalmente a Marruecos y Mauritania.


Entre las graves violaciones de Derechos Humanos que sufre la población saharaui, nos referiremos a los jóvenes que constantemente se hallan en serias situaciones marginales debido al saqueo de las riquezas naturales del Sáhara Occidental (fosfatos y pesca y otros minerales) por parte de los colonos marroquíes.

Esta estrategia favorece al gobierno marroquí mientras que obliga a los saharauis a emigrar de forma ilegal a Europa, poniendo su vida en peligro en busca de una vida mejor y escaparse así de una lenta agonía.