.

Ross expondrá mañana ante el Consejo de Seguridad de la ONU una solución al conflicto saharaui.

Nueva York, 17/10/2016 - El Confidencial Saharaui.

Cuarenta y un años de espera son demasiados para cualquier persona y la paciencia tiene un límite. Mañana, el estadounidense Christopher Ross, enviado especial del secretario general de la ONU, debe presentar al Consejo de Seguridad un informe oral sobre la situación del Sáhara Occidental, el único territorio aún sin descolonizar en África después de que la potencia administradora, España, mirara para otro lado en 1975 mientras era invadido por Marruecos y Mauritania.


En este martes el enviado especial del Secretario General de la ONU, Christopher Ross, presentará una propuesta oral sobre una solución política al conflicto, este año Ross no visitó a la región tras su última visita en marzo cuando emprendió una gira desde la capital española tras su visita a Rabat, Nouakchot, los campamentos de refugiados saharaui en Tinduf y Argelia.

Christopher Ross, informará mañana al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre la gestión del expediente saharaui a la luz de los acontecimientos que se han producido recientemente en el sur del Sáhara Occidental, en El Guerguerat.

El enviado de la ONU estará acompañado en la reunión por el jefe de la MINURSOI Kim Bolduc.

El Consejo de Seguridad pidió al enviado especial de la ONU presentar al menos dos informes al año para informar de la marcha de las negociaciones entre las dos partes, Marruecos y el Frente Polisario.

Por otra parte, la situación sigue tensa en la región de Guerguerat, al sur del Sáhara Occidental, donde fuerzas de Marruecos y el fuerzas saharauis están frente a frente, con el riesgo de un enfrentamiento.

Las fuerzas armadas de los dos bandos "mantuvieron sus posiciones a 120 m unos de otros", a pesar de los esfuerzos de mediación de la Minurso (Misión de la ONU para el referéndum en el Sáhara Occidental), precisó el portavoz de las Naciones Unidas.

La ONU teme que "se reanuden las hostilidades con riesgo de implicaciones regionales".


La Minurso desplegó observadores militares no armados en el terreno para interponerse entre las partes y altos funcionarios de la ONU "emprendieron un diálogo con las partes y los países directamente concernidos para aconsejar moderación e identificar las posibilidades de resolver esta crisis.