.

Revueltas en Marruecos tras el asesinato de un vendedor de pescado en un camión de basura.

Rabat. - 30/10/2016 - El Confidencial Saharaui.

Miles de personas se congregan en varias ciudades marroquíes para mostrar su enfado por el asesinato de Mohsin Fikri, vendedor de pescado de 31 años de edad.


Un comerciante marroquí de pescado ha muerto tras ser aplastado por un camión de la basura que la policía marroquí previamente había ordenado, según testigo del suceso.

El comerciante de pescados, se tiró al camión de la basura a por su mercancía tras ser tirada por la mismísima policía marroquí, quien obliga a los vendedores de Alhuceimas a pagar un soborno que les permita vender. Mohsin Fikri, se negó a pagarles por lo que tiraron su pescado al camión de la basura, Mohsin fue tras su mercancía en el vagón del camión de la basura en un intento de salvarla, a pesar de que la policía sabía que Mohsin se encontraba dentro, ordenó aplastar la basura con la que se encontraba rodeado Mohsin, quien resultó muerto al instante tras ser aplastado.

Tras el incidente, que ocurrió ayer por la noche. Centenares de comerciantes y habitantes de Al Hoceimas marcharon en una manifestación en contra de este asesinato y por la corrupción existente pidiendo justicia. Incluso todos los comercios y tiendas de Alhuceimas permanecieron durante todo el día cerrados en señal de protesta por lo sucedido.

La manifestación comenzó en Alhuceimas pero se extendió a otras ciudades importantes de Marruecos como Rabat, Casablanca, Nador, Tánger, Marrakech e.t.c En donde el lema de la manifestación era una crítica al estado corrupto que existía, que como causa indirecta, provocó la muerte del vendedor Mohsin Fikri.

Protesta en Casablanca.

No es ninguna novedad que la policía marroquí reciba sobornos. Chantajea a los comerciantes, trabajadores y ciudadanos marroquíes cuando buscan un servicio. Altos cargos de la policía marroquí chantajean a recién graduados de la academia para que les paguen un monto de dinero si quieren ejercer de policías, así como a varios ciudadanos si quieren protección y seguridad.

Las manifestaciones en Marruecos suelen ser reprimidas con violencia por las fuerzas marroquíes, tal y como hacen en los territorios ocupados del Sáhara Occidental, pero esta vez, la violencia solo ha sido usada en la manifestación de Alhuceimas.

Los líderes marroquíes se hicieron eco de los sucesos y prometieron que se investigarán los hechos y se hará justicia.

El incidente recuerda a la muerte de un tunecino que se prendió fuego en una protesta en 2011 y que activó la revolución en el país norteafricano.



La muerte del vendedor de verduras tunecino Muhammad Bouazizi, ayudó a encender la mecha de las protestas que dieron lugar a la caída del régimen del ex presidente Zine El Abidine Ben Ali una semana después. Bouazizi está considerado como uno de los catalizadores de la Primavera Árabe.

El asesinato por parte de la policía marroquí de un vendedor de pescado ha provocado violentas protestas; el rey de Marruecos ofrece cambios, pero crece la indignación.

Según informaciones un alto cargo de la gendarmería marroquí ordenó el asesinato de Mohamed Fikri, un treintañero que vendedor de pescado tras protestar por haber confiscado su mercancí, el cargo militar ordenó la muerte del ciudadano aplastándole en el un camión de basuras en la región de Alhucemas en el nordeste de Marruecos.


Un vídeo grabado por los testigos muestra como la policía da la orden de aplastamiento a sabiendas de que Mohsin se encontraba ahí.



La muerte de Fikri ha causado una enorme conmoción en el único país árabe que aún no ha vivido una primera árabe. Y también ha provocado violentas protestas. El PJD, el partido islamista moderado que "gobierna" en Marruecos, no se apresuró a condenar el atentado y no lo considera como un crimen.

La condena del atentado por parte del rey Mohamed VI no bastó para aplacar los ánimos de la familia de la víctima ni de los sectores de la sociedad civil sublevados en Alhuceimas y distintas ciudades.

Como en los viejos tiempos, los manifestantes cabreados lanzaron piedras y adoquines a los policías y estos respondieron con granadas lacrimógenas. También hubo varios enfrentamientos entre manifestantes y elementos de la policía.




             
                                                                       
Hasta ahora las protestas continúan y varios medios internacionales se han hecho eco de lo sucedido. Sorprende ver que la prensa marroquí y española aún no haya subido nada al respecto. Solo el medio digital marroquí Le360 publicó un artículo al respecto, culpando al vendedor y defendiendo a los policías sabiendo que hay un vídeo con evidencia probatoria muy fuerte.