.

Marruecos expulsa a tres activistas españoles que querían entrar en los territorios ocupados del Sáhara Occidental.


EFE.



La Policía del país africano no les dejó desembarcar en El Aaiún afirmando que eran «personas non gratas»

La Policía de Marruecos ha expulsado en las últimas 24 horas a tres activistas que trabajan en Euskadi a los que no permitió desembarcar en la capital del Sáhara Occidental, El Aaiún, donde iban a participar en unas jornadas sobre la memoria histórica.

Se trata de los españoles Carlos Martín Beristáin, expulsado este domingo en el mismo avión en el que llegó desde Las Palmas; y de Arantza Chacón, así como la salvadoreña Gloria Guzmán, estas dos últimas expulsadas el domingo de El Aaiún y obligadas a pasar la noche sin orden de detención en el aeropuerto de Casablanca, según relató Chacón.

Beristáin y Guzmán trabajan para el Instituto vasco de estudios para la cooperación y el desarrollo, de la Universidad del País Vasco, mientras que Chacón pertenece a la Red vasca de apoyo a las mujeres saharauis.

Los tres iban a participar desde este lunes y hasta el miércoles en las jornadas 'Juntos contra la impunidad y el disimulo de la verdad', organizada por la Asociación saharaui de víctimas de violaciones de los derechos humanos (ASVVDH), única organización del independentismo saharaui que Marruecos ha reconocido como legal, aunque sufra frecuentes trabas de funcionamiento.

Chacón manifestó desde un hotel en el aeropuerto de Casablanca que ella y Guzmán fueron detenidas por un grupo de policías de civil en su avión de la Royal Air Maroc a su llegada a El Aaiún, y sin poner los pies en tierra las hicieron regresar, escoltadas por ellos, hasta el aeropuerto de Casablanca. Con sus pasaportes y sus equipajes confiscados, ambas han tenido que pasar la noche en Casablanca hasta que puedan subir en otro avión de la compañía que saldrá en la tarde de este lunes a Madrid.

«Personas non gratas».

La Policía les dio la opción de quedarse en la zona de embarque durante la noche y la mañana o ir a dormir a un hotel dentro del aeropuerto que ellas tuvieron que pagar. «Es una detención ilegal, no nos han informado de nada, ni se han identificado ante nosotras, ni nos han presentado un escrito, y se han limitado a decirnos verbalmente que éramos 'personas non gratas'», dijo Chacón, quien ha viajado al Sáhara Occidental en los últimos años sin mayores problemas, por lo que no se explica qué ha sucedido en esta ocasión.

Chacón destacó que las presentaciones que los tres iban a hacer en las jornadas de la ASVVDH ya han sido hechas públicas y están disponibles en la red, por lo que no había ningún elemento novedoso en esta visita. Ninguna fuente marroquí se ha pronunciado sobre los hechos hasta el momento.

Las expulsiones de activistas pro saharauis llegados del extranjero, y principalmente de España, son habituales, y suelen suceder con el mismo 'modus operandi': policías marroquíes, casi siempre de civil, los obligan a regresar en el mismo avión sin dar explicaciones.

Marruecos sostiene que el Sáhara Occidental es una provincia más de su territorio y no tiene ningún estatus de excepcionalidad, pero lo cierto es que las visitas de extranjeros están vigiladas como no lo están en el resto del país y la policía las suspende con frecuencia sin dar justificaciones.